Cali, octubre 7 de 2022. Actualizado: jueves, octubre 6, 2022 23:33

TEMAS DESTACADOS:

Cali y la cultura de la convivencia

La falta de una cultura de convivencia en Cali se evidencia en los frecuentes problemas que deben atender las autoridades generados por falta de respeto entre los ciudadanos que desconocen normas elementales de coexistencia que propician la tranquila vida en comunidad.

Un alto porcentaje de los casos que debe atender la Policía en las noches, especialmente los fines de semana, tiene que ver con el exceso de ruido.

Una ciudad con tantos problemas de seguridad debe destinar uniformados y patrullas, que se supone tendrían que estar vigilando en las calles o persiguiendo delincuentes, a ir de puerta en puerta pidiéndoles a los bullosos que moderen el volumen de sus equipos de sonido porque sus vecinos no pueden dormir.

Y así como ocurre con el ruido, se presentan problemas por un sinnúmero de situaciones que se desprenden del desconocimiento o la no aplicación de una norma máxima de sentido común: los derechos de todo ciudadano terminan donde empiezan los de otro.

En los últimos 30 años, debido a las migraciones, Cali  sufrió una explosión poblacional que triplicó su número de habitantes.

En la capital del Valle conviven culturas rurales y semirurales que se integraron abruptamente a una cultura citadina, sin que se haga un trabajo de fondo para que esos estilos de vida, llenos de costumbres disímiles, convivan de manera armoniosa.

Para muchos, este puede ser un tema insignificante, ante los muchos problemas que tiene Cali, pero las dificultades de la convivencia, por pequeñas que sean, no sólo afectan la calidad de vida sino que terminan en riñas o conflictos mayores.

Cali necesita un trabajo de fondo de promoción de la cultura de la convivencia, en el que el respeto por el otro sea el punto de partida de una cohabitación armoniosa, donde la tolerancia y el entendimiento sean puntos claves, pero para llegar a ello es necesario que las autoridades entiendan el problema, lo prioricen y tomen la decisión de formar a sus habitantes como ciudadanos.

Es cuestión de aplicar la lógica de Pitágoras: “Educa al niño y no tendrás que castigar al adulto”.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

pdf diario

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2022. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: