Yo me comprometo

José David Solís Noguera

El pasado miércoles los monumentos de la ciudad amanecieron particularmente vestidos con camisones y capas de colores con mensajes alusivos a incentivar el sentido de pertenencia y el compromiso de los caleños con la convivencia social, la productividad urbana, el respeto al espacio público, el patrimonio colectivo, entre otras.

Esta interesante apuesta simbólica de la Secretaría de Paz y Cultura Ciudadana para transformar la cultura ciudadana en Cali, ha sido recibida de muy buena manera por toda la ciudadanía, al punto de retarnos como ciudadanos para defender nuestras raíces y tradiciones como caleños, promoviendo el cuidado de parques, respetar semáforos y saludar siempre con una sonrisa. Cali, sólo podrá avanzar, si logramos comprometernos con levantar con amor y cuidado esa ciudad que queremos y soñamos, articulando, profundizando e interiorizando por parte de todos los ciudadanos las distintas dimensiones de la cultura, abordándola desde los diferentes enfoques que la integran, privilegiando el patrimonio común y la distribución social mediante la vida económica y cultural de la ciudad.

Aunque aplaudo esta estrategia masiva de pedagogía de cultura ciudadana, no me quiero detener en su probable resultado mediático, porque Cali, no sólo merece compromisos, sino que también requiere acciones contundentes que empoderen a la ciudadanía a sentir la ciudad como si fuera esa casa que cuidamos y protegemos.

Las instituciones y quienes lideramos y realizamos este tipo de propuestas nos comprometemos no sólo a soñar en las transformaciones humanas, sociales y culturales, sino que nos debemos a seguir buscando el bien común de una comunidad que clama vivir en armonía y tranquilidad. Desde el pasado miércoles, los caleños y caleñas somos corresponsables de las buenas acciones con la ciudad. Por eso, yo sigo comprometido con Cali, ¿y vos?

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar