#VivirLaVidaEs

Iván Cancino

Las cosas que en la vida importan están muy lejos de la notoriedad pública, eso lo he entendido hace mucho tiempo, pero la pandemia lo ha afirmado y profundizado, enseñándome a valorar más esos momentos que realmente valen.

Abrazar a los hijos y conversar con ellos, escucharlos, aconsejarlos, aprender de ellos, disfrutar de los almuerzos o comidas con la familia, son algunos de esos momentos que deben estar en primer lugar.

Cuando uno es separado, encontrar la manera de mantener viva la cercanía con los hijos, que se aman, pero con los que no se puede compartir a diario, es todo un reto que afecta lo más profundo del corazón y también hace parte de esta enseñanza.

Así como, reunirse con los amigos para hablar sobre la vida, de los recuerdos, del futuro y reírse como cuando se era niño. Amar a la pareja, consentirse, disfrutarse, conocerse más y más.

De mi padre lo que más extraño es la conversación banal, contarle cosas mínimas, hablar de fútbol, de rancheras, de películas de acción.

La vida para mí no es deberle nada a nadie o desmentir, pero sí es defender causas e ideas sin importar la bajeza de algunos ataques o comentarios.

Mi ideal de vida es amar y ser amado y lo he conseguido. Así mismo, defender a los abogados cueste lo que cueste, a mí entre más me tiren, más me fortalezco, entre más se burlen de mí, más me río, porque tengo la capacidad de resistir, de no aminorarme ante críticas o subirme a las nubes por los halagos y espero que cada uno de quienes leen esta columna puedan decir lo mismo.

La existencia no es para ser rico en dinero, sí en amor, no para tener poder político, sí espiritual.

Vivir la vida plenamente con la cabeza en alto y que pase lo que pase, que siempre podamos contestar sin miedo a que se queme la mecha. Vivir la vida a nuestra manera, vivir la vida con emoción, alegría y pundonor, con capacidad de recuperarse y seguir adelante. Soy un resiliente y cada día lo comprueban los demás y yo mismo. Si me caigo me levanto con más fuerza, si me equivoco vuelvo a intentarlo con innovación.

Así vivo mi vida, y con esta columna quiero terminar enviando un abrazo desde lejos a todos mis querientes o no.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar