Vive le amour!

Rodrigo F. Chois

No me perdía episodio. Para mí era una magistral clase de seducción ver como el galante zorrillo de los Looney Tunes intentaba conquistar a una hermosa y femenina gatita negra que por accidente había manchado su lomo con pintura blanca.

Casi que con libreta en mano tomaba apuntes frente al pesado y gordo televisor del siglo pasado.

El primero de mis apuntes: “la determinación de conquistar”. Fue gracias al zorrillo que comprendí que solo quien se atreve, es decidido y da el primer paso… ¡Conquista!

Mi segundo apunte: “Ser constante”. Huelga escribir las bondades de tamaña virtud.

El tercer apunte: “Percibirnos a nosotros mismos con altísimo valor”. El educado zorrillo se creía lo máximo, incluso ser el premio para la escurridiza gatita.

Y finalmente, y no por estar al final de la lista, la menos importante de mis infantiles conclusiones: “La importancia del buen olor”.

Desde entonces las fragancias han jugado un papel crucial en mi diario vivir. De no ser por el zorrillo no habría comprendido el inmenso y misterioso poder que tiene un hipnotizador perfume masculino en el olfato de ellas.

Sí, a todas luces se podría decir que el zorrillo era un macho alfa en todo el sentido de la palabra. Sin embargo, para inmensa sorpresa mía -y como consecuencia de un artículo de prensa- el fino zorrillo se ha convertido de la noche a la mañana en el paradigma de los acosadores y violadores… ¡Plop!

Escribo estas líneas como rebeldía ante tan absurda suposición.

Pepé Le Pew, nombre del enamorado animalito y su frase “Vive le amour!” seguirá siendo para mí un gran ejemplo de seductor.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar