¿“Valija diplomática”?

Hugo E. Gamboa Cabrera

Otra vergüenza internacional que padece Colombia, sobre todo en la ONU, desde donde la misión diplomática de Suiza le protesta a la embajada de nuestro país porque ya en varias ocasiones el primer secretario de la misma—Nicolás Ávila—ha recibido desde acá varios envíos de droga sintética. No se sabe si era para distribuirla o para consumo personal.

Lo que llama la atención es que el joven Ávila es un gran amigo de Martín Santos, hijo del expresidente Juan Manuel, quien había designado a su primogénito para que dirigiera la fundación “buen gobierno”, desde donde se planeó con ayuda de empresarios y gente adinerada, la campaña presidencial.

Lo “bueno” vino después, con la reelección presidencial, donde se recibieron dineros que no fueron reportados de acuerdo a la Ley, lo cual se supo en las postrimerías del segundo mandato, lo que obligó al presidente a pedirle a su hijo que procediera a borrar evidencias para liquidar definitivamente la “fundación” solo que, esta labor no la adelantó Martín para no involucrarlo en posibles investigaciones.

Apareció entonces Ávila, a quién le encargaron la misión de “limpiar” cualquier ilegalidad de la “fundación” y liquidarla definitivamente. Cumplió eficazmente con su labor. Por su lealtad y discreción, lo premiaron con ese cargo no solo por recomendación de Martín ante su papá sino también por el exministro y ex comisionado de paz Rafael Pardo. Claro, ya le dijeron al muchacho Ávila que se defendiera diciendo que eso era persecución política. De quién, ¿del gobierno suizo? De buenas el muchacho que los suizos solo se limitaron a protestar.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar