Un acuerdo de paz mal hecho

Natalia Bedoya

Con el indulto, las Farc siguieron delinquiendo, nunca entregaron la totalidad del dinero y las armas y, peor aún, nunca tuvieron la voluntad de contribuir a la construcción de una Colombia en verdadera paz.

En jaque la institucionalidad a cambio de nada. Con indultos, el expresidente Santos se ganó un Nobel que hoy le ha costado a Colombia un daño irreversible. “Iván Márquez” y “Jesús Santrich” vuelven a las armas, como era de esperarse, pues el camino de la impunidad solo conduce a la repetición.

Lo advertimos más de seis millones de colombianos que dijimos “No” a un acuerdo que nos impusieron: con impunidad nunca se logrará una paz estable y duradera. Nunca habrá garantías de no repetición cuando se premia a los criminales.

Los bandidos se burlan nuevamente de los colombianos, nos amenazan con derramar sangre para conseguir sus fines. El único camino es el que debió seguirse ante el narcoterrorismo, combatirlo con todo el peso de la ley.

Todos los colombianos queremos la paz, de eso no hay duda, solo los que se lucran del terrorismo quieren la guerra para seguirse enriqueciendo con el narcotráfico. Aquí no hay amigos y enemigos de la paz, solo colombianos que debemos unirnos para derrotar el terrorismo.

Una paz con legalidad, estable, duradera y sobre todo con garantías de no repetición, es la meta de la cual no podemos desfallecer, que “Márquez” y “Santrich” vuelvan a las armas es solo una piedra en el camino, que nos alerta de la necesidad de reformar los acuerdos de paz, quitarlos de la Constitución y abolir la impunidad. Dios proteja a Colombia.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar