Trabajar por la reactivación

Rosa María Agudelo

Empezamos el 2021 con las mismas incertidumbres con las que culminamos el 2020, pero con la esperanza de la vacuna y con las lecciones de ya casi un año de luchar contra el covid. Sin duda, este nuevo año debemos seguir demostrando nuestra resiliencia, pujanza y solidaridad como región. El 2021 debe ser el año de la reactivación a través de una importante articulación entre los sectores público y privado.

Como nunca se necesitan políticas e incentivos que fomenten la inversión y que con ella se impulse la generación de empleo. La pandemia aumentó la pobreza y las brechas sociales, por eso se hace prioritario la armonización de esfuerzos que impulsen el desarrollo social y económico de la región.

Los desafíos no son menores. El aparato productivo del Valle está fundamentado en las micro y pequeñas empresas que arrancan el año debilitadas por las prolongadas dificultades. El 2021 será de reactivación si las compañías logran acceder al crédito, si encuentran oportunidades en encadenamientos productivos en comercio exterior y si se siguen inyectando auxilios públicos que protejan el empleo formal.

Sin embargo, no será suficiente con que las actuales empresas se fortalezcan. Hay que luchar por atraer nuevas. Igualmente, hay que facilitar el inicio de proyectos ambiciosos que le den una nueva cara a la ciudad. Sin duda, la obra pública será importante en el proceso pero también hay que agilizar el inicio de importantes proyectos urbanísticos que llevan años de atraso. La reactivación exige que la ciudad sea altamente competitiva y que la administración haga ingentes esfuerzos para impulsar el sector privado. Todo el país está en el mismo proceso. Competiremos con Bogotá, Medellín y Barranquilla. No podemos rezagarnos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar