Tiempos desesperados requieren medidas desesperadas

Rodrigo Fernández Chois

La pandemia partirá nuestra historia. ¡Nada volverá a ser igual! Pero antes de llegar a tan existencial conclusión tenemos que sobrevivirla.

El mecanismo de cuarentena es la mejor estrategia para contener y mitigar la propagación de la infección; sólo así se puede reducir la mortalidad directa asociada al virus -y la colateral por otras enfermedades desatendidas- al permitir el uso oportuno del sistema de salud, un inventario finito de equipos especializados y dedicado capital humano.

Pero para que la cuarentena logre su fin debe ser eficaz; si no, el sacrificio de quienes la acatan será en vano debido al mal comportamiento de otros.

Tristemente nuestra cuarentena es laxa, hecho que ocurre por tres razones: la ignorancia deliberada, la estupidez suprema y la necesidad económica del sustento diario. Para las dos primeras razones el ejercicio de la autoridad es la única respuesta posible. La tercera causa es más compleja y no se remedia con “mercaditos”.

Para asegurar que la población que no percibe ingresos de forma estable -y/o que no tiene la liquidez para hacer frente al aislamiento-, se encierre permitiendo la eficacia de la cuarentena, se hace imprescindible que pueda proveerse a ella misma el mínimo sustento vital que exige su tiempo de encierro. Se deben implementar ya las medidas extraordinarias para proveer de manera ágil -y sin costos financieros- “dinero contante y sonante”. Y la política más eficiente es la de autorizar el retiro de un pequeño porcentaje del ahorro pensional, ya que … ¿De qué sirve este ahorro si el largo plazo puede ni siquiera existir?

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar