¡Sonríe!

Rodrigo Fernández Chois

Cada vez que tengo la oportunidad de conversar con amigos y conocidos a través de los canales con que cuentan las redes sociales, descubro que el común denominador es: “Me tiene aburrido toda esta situación”. Otros manifiestan que han pasado por momentos de severa depresión. Y muchas, como buenas caleñas, extrañan bastante el poder bailar. Coincido con todos y todas. Sí, me he sentido exactamente igual.

Salir con el tapabocas puesto en el rostro, creer que me ahogo y que me hace falta aire fresco; no poder sonreír de manera coqueta a la muchacha bonita que pasa junto a mí, no poder comerme el mecato que sea mientras camino por la calle por culpa del adefesio que cubre mi cara; es la cereza del pastel del tormento que nos ha traído la pandemia.

¿Pero qué hacemos? ¿Nos cortamos las venas? ¿Nos ponemos a llorar todos juntitos?

Esta es, desafortunadamente, la nueva realidad planetaria que tendremos que vivir durante un tiempo. Pero por más que el cubre bocas nos esconda el rostro, jamás debemos dejar de sonreír. La sonrisa es y será nuestro As bajo la manga. Sí; me pueden tratar de ingenuo por pensar que se puede y se debe sonreír debajo de una máscara mientras caminamos en medio de una tormenta económica y sanitaria. Pero amigos, sonreír hace que nuestros músculos del rostro impulsen, movilicen y enlacen en el cerebro sentimientos de positivismo y esperanza. Es imposible sentirse abatido, enojado o desconsolado mientras sonreímos… Hagan el ejercicio.

Si hipotéticamente existiese una gran conspiración para doblegar a la humanidad; su estrategia, más que el virus, sería el uso del inhumano tapabocas para acabar con las sonrisas. Pero podemos decir NO…¡Y sonreír!

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar