Sin eufemismos

Hugo E. Gamboa Cabrera

Tremendo reto el del nuevo presidente norteamericano, Biden, como ese de buscar reunificar a sus compatriotas alrededor de su país, buscando recuperar la importancia geopolítica de su patria ante los ojos del mundo. Puede hacerlo, según su discurso de posesión.

Parece un hombre de consensos, dispuesto a tener gobernabilidad en un país polarizado. Sería un éxito demostrar que esa polarización si se puede manejar cuando se anteponen objetivos patrióticos ante aquellos que conllevan sectarismo, odio, calumnias y deseos de que al antagonista le vaya mal. Tiene la oportunidad el señor Biden de demostrar que ellos siguen siendo la mayor y mejor democracia del mundo.

No como en mi país, donde llevamos años sumidos en disputas electoreras que no dejan pelechar esta patria sufrida.

Aquí todo se nos olvida. Viven culpando al mismo de siempre, olvidando que tuvimos un Turbay Ayala, quien siendo presidente se inventó un “estatuto de seguridad” que permitía detener, torturar y hasta asesinar a quién se atreviera a disentir. Tuvimos a López Michelsen con su ventanilla siniestra en el Banco de la República, legalizando dineros del narcotráfico.

Contamos con un Samper que quiso ser presidente de cualquier forma, así fuera con dineros del narcotráfico. Otro, Gaviria, que empobreció a los campesinos y a muchos empresarios craneàndose una perversa apertura económica para beneficiar productos extranjeros y, uno más, Santos, que engañó a muchos para lograr el poder y entregarlo a quienes cometieron las peores fechorías durante más de 50 años.

Entonces, ¿vale la pena la estupidez política, en busca del poder, sin importar los medios, para seguir viviendo con tanta mentira y maledicencia?

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar