#SerResponsablesEs

Iván Cancino

Estamos llegando a un punto en que parece ser que la moral tiene dueño y que personas que tenemos espacios en medios regionales o nacionales a veces somos ligeros en las apreciaciones que hacemos, contribuyendo no a calmar los ánimos del país sino todo lo contrario.

En lo personal desde hace algún tiempo he tratado de revisar muy bien lo que escribo y digo, sin perder mi personalidad ni contundencia, ni mi carácter, ni mis ideas, no obstante esto no ocurre con todos, muchos opinadores, columnistas y periodistas están cayendo en la trampa de hacer especulación disfrazada de incógnita, de hacer acusaciones sin preguntar o verificar todas las hipótesis posibles o tener una fuente creíble o una prueba y eso lo hacen cegados por una posición ideológica, válida, pero que los hace perder la objetividad y siendo así qué credibilidad pueden tener.

Asimismo, las redes sociales, en especial Twitter, generan personas que expulsan y vomitan todo sus odios, rabias y frustraciones por medio de los trinos, en la más de las veces de manera cobarde por medio de trolls o huevitos anónimos con pocos seguidores, ocultando la cara bajo la impunidad que impone la tecnología hoy en día.

No me refiero a censurar la libertad de expresión, incluso las personas que tenemos alguna connotación pública tenemos una carga para dejarnos insultar, como lo he repetido varias veces, me refiero a las acusaciones sin fundamento que se vuelven virales, los insultos, los cuestionamientos sin respaldo que generan una grave afectación al honor de la “víctima” que es absolutamente irrecuperable.

La campaña contra las noticias falsas tiene que ser poderosa, son nuevos tiempos y ya las personas no se informan solamente por los noticieros radiales, de televisión, periódicos, revistas impresas ni siquiera por la versión web de las mismas, hoy muchas personas se enteran por lo que publica una persona en su redes sin verificar su contenido.

Nos acercamos a un año de mucho interés político y el mensaje es que aquellos que tenemos una pluma, un teclado para que nos oigan, debemos ser muy responsables en la información que brindamos o en lo que escribimos.

Mi invitación es a tener la misma contundencia a proyectar las posiciones políticas de la ideología, las ideas, las críticas, incluso regaños e insultos dentro del margen del rotor tolerable y verificable.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar