Respaldo a la lucha contra las drogas

Wilson Ruíz

La certificación otorgada por el gobierno del presidente Do-nald Trump a la lucha contra el narcotráfico en Colombia es un espaldarazo a la cooperación de Estados Unidos en las operaciones para acabar con los narcóticos, fundamental para sostener las labores de erradicación.

Son 418 millones de dólares destinados por el Congreso norteamericano para el Plan Colombia en este año, con un incremento de 27 millones de dólares.

El hecho de que haya una certificación no significa que la producción de alucinógenos no sea alta, el más reciente informe sobre cultivos ilícitos señala que existen 169.018 hectáreas sembradas con arbustos de coca. Hay que destacar los avances de la administración del presidente Iván Duque que en los primeros diez meses de gobierno logró destruir 71.041 hectáreas de coca.

Son respetables las voces que critican una certificación conferida por uno de los principales consumidores, sin embargo la ayuda recibida por parte de Estados Unidos es primordial para contrarrestar a las organizaciones ilegales, se requiere de alianzas estratégicas para ganar la guerra a delincuentes transnacionales.

La figura de la certificación fue implementada en 1986 cuando el Congreso de norteamérica conminó al Secretario de Estado y al Presidente a condicionar la entrega de ayudas a los territorios productores y de tránsito de alucinógenos.

La guerra continúa, de hecho Colombia asumió el compromiso de reducir en un 50% las cifras de cultivos ilícitos hasta el 2023, por eso es necesario usar todos los métodos legales para lograr ese objetivo, incluso que se permitan las aspersiones aéreas, aunado a los programas sociales de erradicación manual y sustitución.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar