Porque te quiero te aporreo

José David Solís Noguera

El caso de maltrato denunciado hace unos días por Daniela Cortés, contra su ex pareja, el futbolista colombiano Sebastián Villa, vuelve a meternos en el escenario de la violencia de género y reabre una serie de cuestionamientos acerca de cómo se siguen justificando los golpes en las relaciones de pareja.

Me tomé el tiempo para leer los comentarios publicados en el perfil de Instagram de Daniela, y encontrarme con expresiones – escritas por las mismas mujeres – como “te lo mereces por buscona”, “le quieres dañar la carrera por interesada” o “fresca, que si ese ´man´ te golpea es porque te quiere”, que me llevan a pensar que no sólo estamos naturalizando la violencia de pareja de una manera aberrante y despreciable, sino que estamos justificando el maltrato de muchas maneras.

Lo preocupante y aterrador de todo esto es que aún se encuentran insólitas razones con las que algunas mujeres justifican que un hombre les pegue. Razones como quemar la comida, discutir con el esposo, descuidar a los niños, negarse a tener relaciones sexuales y salir de casa sin permiso, terminan – en esta sociedad machista – siendo determinantes para que los hombres impongan a golpes sus condiciones.

La violencia contra la mujer es un importante tema de salud y aunque debería ser condenado por todas las sociedades, resulta desconsolador que aún se siga viendo como un acto natural de la construcción de pareja. Comprendo que el hacer pareja es un reto que nos lleva a trabajar en diferentes aspectos humanos y que no es fácil, pero nada justifica que se atente física, psicológica o verbalmente contra la honra, la dignidad o la moralidad de una persona, sea hombre o sea mujer.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar