No satanicemos

Natalia Bedoya

Decía Abraham Lincoln que “no se puede ayudar a los pobres destruyendo a los ricos. No se puede fortalecer al débil debilitando al fuerte. No se puede lograr la prosperidad desalentando el ahorro. Y no se puede levantar al asalariado destruyendo a quien lo contrata”.

Y es justamente esa filosofía de vida la que debemos aplicar en nuestros tiempos, lejos de la guerra de clases que pretenden promover quienes atizan el debate con políticas de odio y buscan satanizar la empresa privada.

Debemos incentivar la creación de nuevas empresas, facilitar el camino del emprendedor y exaltar al mediano y al gran empresario.

No habrá progreso económico que permita cerrar brechas sociales si seguimos satanizando a quienes generan empleo, si estigmatizamos a quienes promueven el desarrollo y maltratamos a quienes posibilitan que familias enteras puedan subsistir gracias a un salario mensual.

Venezuela es el espejo de quienes arremeten contra la iniciativa privada y anhelan fortalecerse destruyendo a quienes generan oportunidades.

Por el contrario, debemos proteger y potenciar a quienes impulsan la productividad del país. Somos afortunados de tener en Colombia un presidente que le apuesta a la economía naranja, al fortalecimiento del sector empresarial y que ha logrado resultados favorables para nuestra economía.

Colombia mostró su capacidad de crecimiento en 2019 con políticas sostenibles. La inversión extranjera directa superó el 19%, el turismo tuvo su mejor desempeño y el recaudo aumentó más del 10%. Colombia es un país que avanza y es gracias al trabajo conjunto del sector público y privado. No caigamos en luchas estériles. Defendamos el buen rumbo económico de nuestro país.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar