Umberto Valverde

Memoria del Café de los Turcos

Umberto Valverde

En el marco de la Feria del libro se lanzará un trabajo hermoso, que pertenece a la historia de nuestra ciudad, al patrimonio de lo que ha sido la memoria intelectual de una Cali en los años ochenta, cuando nació el llamado y famoso Café Los Turcos, del cual eran propietarios, entre otros, Alejandro Valencia e Isis Levites.

Ahí se desarrolló la mejor conversación intelectual de una generación, que amaba el cine, la literatura, la música y el fútbol.

Eran diversos grupos, el de los escritores y académicos, con la presencia de Jaime Galarza, Fernando Cruz Kronfly, Miguel Yusti, Umberto Valverde Valverde, Lalo Holguín, Orieta Lozano, el poeta Arias, y tantos otros.

El grupo del cine, con Carlos Mayolo, Luis Ospina, Andrés Caicedo, Eduardo Carvajal, Sandro Romero, la adolescente Alejandra Borrero. Entre los pintores y artistas gráficos, el mismo Alejandro Valencia, por supuesto, Lucy Tejada y Hernando Tejada, Pedro Alcántara Herrán, Fernell Franco.

También asistían los integrantes de partidos de izquierda, del partido comunista, del Moir, mucho del trotskismo y el socialismo, con Ricardo Sánchez, Carlos Jiménez. También estuvo el grupo del psicoanálisis.

Aparecían algunos del M-19 y también representantes de la nueva economía emergente. Llegaba la gente de Bogotá, el poeta Roca y los de Medellín, Dario Ruiz, y por una temporada larga, el pintor Oscar Jaramillo.

Se me escapan muchos nombres, era el florecimiento de una nueva Cali. En el final no podemos dejar de lado a Estanislao Zuleta, su hijo Pepe.

En el café se hablaba, se comía, tajine y quipes, encebollados de carne, discutíamos, empezaban rumbas impresionantes que terminaban en Convergencia de Rafael Quintero, en Los Compadres, nacían amores y otros terminaban, era la vida misma, al instante.

En medio de estas historias, estaban los hijos de algunos miembros de esta congregación, Mariana y Sebastián de Alejandro, a quien nadie le decía Sebastián sino Cocoliso, las hermosas hijas de Fernell Franco, la bella hija de Estanislao.

En la pandemia, recibí un correo de Sebastián Valencia, quien vive en Alemania. Me dijo que revisara un texto sobre la historia del Café que había escrito desde la perspectiva de niño en esa época.

Pero además, faltaba ver la edición realizada por Mariana, su hermana, quien vive en Barcelona, y se encargaría de las ilustraciones, el diseño y la coordinación editorial.

Mi relación con ellos ha sido muy especial, en los grandes tiempos del América, yo los llevaba a los grandes juegos de Copa Libertadores.

Cocoliso llegó a entrar a las divisiones inferiores de los Diablos Rojos.

Esa memoria hoy en día es una realidad, la cuentan ellos, se lanza en la Feria del libro, en el bulevar, en la Carpa Red de Bibliotecas y en la Librería Nacional, son 256 páginas, se llama Los Turcos de Cocoliso, una Cali de los 80.

Es una alegría enorme que está historia de casi dos décadas no se pierda y quede en el olvido.

Cocoliso y Mariana la rescatan con su talento.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar