Los retos de Cali

Rosa María Agudelo Ayerbe

Queremos mucho a Cali y el aniversario de su fundación nos debe llenar de orgullo. Su ubicación es privilegiada, su clima fabuloso, su gente es alegre, el deporte y el baile nos apasionan, estos son algunos de los atributos que salen a relucir cuando queremos exaltar a nuestra ciudad. Sin embargo, también debemos preguntarnos si estos factores son suficientes para que Cali se distinga en el complejo escenario moderno. El futuro exige excelencia.

¿Cali es tan competitiva como para brillar y destacarse? No. Desafortunadamente, nuestra ciudad enfrenta las dificultades de un crecimiento acelerado y sin planeación.

La movilidad, la seguridad, los servicios públicos, la educación están por debajo de los niveles que debería tener una ciudad del tamaño y recorrido como la nuestra. Lo triste es que los caleños nos estamos conformando con la situación.

En ese sentido, nos está pasando lo de la rana y el agua hirviendo. Si echamos una rana en una olla con agua muy caliente, esta saltará inmediatamente y escapará. En cambio, si la ponemos en una olla con agua a temperatura ambiente y la calentamos poco a poco, se quedará tranquila y al final morirá cocida.

Los retos de Cali son inmensos y son los mismos de los que venimos hablando, sin hacer nada significativo, hace 20 años. Las ciudades deben reinventarse. Cali está en el proceso de transformarse en distrito, una gran oportunidad.

Debemos tener claro que no solo debemos administrarla distinto, debemos superar estructuralmente los problemas. Eso exige -entre otras cosas- trabajo arduo, visión de largo plazo, capacidad de planeación, gestión eficiente, manejo óptimo de recursos. ¿Tenemos con qué?

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar