Los puentes improvisados

Miguel Yusty

Los caleños que viven en el profundo Sur y padecen diariamente las más ofensivas congestiones viales, están llenándose de confianza porque por fin van a encontrar la solución a su pésima calidad de vida. Lo cierto es que el Sur, como en alguna ocasión tituló Borges un cuento maravilloso, no es ningún escenario idílico, ni mucho menos tiene la complejidad de la Pampa Argentina.

Nuestro Sur Profundo es el sueño convertido en pesadilla de los miles de caleños que invirtieron y siguen invirtiendo su dinero en urbanizaciones y que hoy se encuentran encerradas en la pesadilla de la falta de vías de comunicación y de un transporte púbico que, como el MIO, no solucionó el problema de la movilidad.

Ante este galimatías vial y para salvar de la depreciación de sus propiedades a los vecinos de Pance, Ciudad Jardín, Valle del Lili y para comunicar de manera expedita a Jamundí, esta administración decidió construir una adecuación que solucionara este problema.

A esta solución se la ha llamado la intersección vial, que es sencillamente la prolongación de la 100 con la Avenida Ciudad de Cali, para darle paso a una gran avenida que mediante un conjunto de puentes acabe de una vez por todas con los demoniacos trancones.

Sin embargo esta solución puede convertirse en un gravísimo obstáculo en el largo plazo, pues paralelo a este proyecto ya se encuentran diseñados los tramos que recorrerá El Tren de Cercanías, que a su paso por Cali requerirá de la vía férrea. Lo grave para el futuro del tren, es que los puentes de la intersección vial, tal como los van a construir, deberán ser demolidos cuando los vagones del tren requieran ese paso a desnivel para llegar a Jamundí.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar