Hugo E. Gamboa Cabrera

Les encanta “vivir sabroso”

Hugo E. Gamboa Cabrera

Uno de los axiomas predilectos de la izquierda es “nivelar el estatus social de los países que gobiernan, iguales pero por lo bajo, pues nadie puede tener más que otros, salvo la élite que tenga el poder”. Eso fue lo que pregonó, siendo el máximo jefe de la Unión Soviética, Nilita Kruschev. Bajo esa batuta, existió lo que se conoció como la “cortina de hierro”, conformada por países europeos que tuvieron la desgracia de quedar en la órbita de Joseph Stalin, el sanguinario líder soviético que logró aglutinarlos al exigirle a Churchill y a Roosevelt, finalizada la segunda guerra mundial, la entrega de dichas naciones, las que padecieron pobreza extrema y pérdida de libertades plenas, subyugados por una dictadura atroz.

En Colombia estamos viendo cosas que nos preocupan, no porque vayamos a llegar a ese grado de la antigua Unión Soviética, pero sí nos preocupa a millones de colombianos ciertas cosas que se vienen sucediendo. Por ejemplo, la “congelación de la canasta familiar” propuesta por la actual ministra de Trabajo, expresidente de Fecode. Ciertamente, la canasta familiar sube y sube en razón a tanto anuncio presidencial y ministerial que en nada ayudan a la estabilidad jurídica e institucional del país, pues lo único que lograr es atemorizar a quienes de alguna manera invierten para producir.

Por eso el dólar sube y baja, baja y sube, pero no es por Ucrania, amén que la inversión extranjera está semiparalizada, gracias a la expectativa de quienes quieren invertir en Colombia. Y ni hablar de la inflación, elevada a una tasa muy alta, por primera vez en Colombia. Y así sucesivamente, como esa de querer acabar con las EPS y que los usuarios de la salud sean atendidos en los hospitales y centros de salud, siendo todos de carácter oficial, cuando los colombianos no olvidamos del todo las funestas consecuencias causadas por el ISS, incluida la pavorosa corrupción que allí pelechaba, gracias a que estuvo en manos de políticos.

En fin, como colombianos solo esperamos que el actual gobierno corrija el rumbo. Que no compre la conciencia ni de congresistas a los que poco les importa el país, ni de magistrados que se guían por la ideología gubernamental y tampoco de periodistas como los de medios poderosos, que venden sus opiniones a cambio de publicidad multimillonaria. Duele decirlo pero, cosas como esas suceden en perjuicio de todo un país.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar