Armar no es el camino

La verdad duele

Mario Germán Fernández De Soto

Muy doloroso ha resultado escuchar las declaraciones de los militares retirados que acuden ante la Jurisdicción Especial para la Paz dentro de las investigaciones del proceso por los “falsos positivos”, que busca alcanzar una verdad que duele, porque agentes del Estado reconocen que, por acción o por omisión, produjeron la muerte de inocentes para lograr beneficios propios.

Al revisar la cifra de presuntas personas asesinadas por esta causa, encuentro que varía según las fuentes. Esta jurisdicción estableció 6.402 casos entre los años 2002 y 2008; hecho que es verdaderamente espeluznante e involucra a militares que en cumplimiento de su deber abusaron de sus funciones aparentando “resultados operacionales” para acceder a incentivos laborales; por lo que es primordial aclarar cada crimen para hacer justicia y reparar a las víctimas que hoy lloran y claman por conocer una verdad dolorosa, pero que es necesario conocer para que nunca más vuelva a ocurrir.

El Estado colombiano no puede permitir ningún tipo de medida castrense en sus instituciones que pueda llevar, a partir de conductas individuales, al quebrantamiento de los derechos fundamentales y especialmente, de los derechos humanos. Los responsables deben tener un juicio por la jurisdicción especial o por la ordinaria, para que paguen por los errores cometidos que enlutan a padres e hijos al igual que a cada colombiano que merece vivir en paz.

Todas las vidas son valiosas y hoy más que nunca debemos estar unidos para que se aplique la ley a los responsables no solamente con las penas privativas de la libertad, sino también con el resarcimiento moral, exponiendo públicamente estos actos atroces, pidiendo a la sociedad y a sus familias perdón por los irreparables daños causados.

La JEP tiene la responsabilidad de procesar y señalar a los culpables partiendo del reconocimiento de la verdad por las “ejecuciones extrajudiciales” antes de que se produzca una sentencia, administrando justicia transicional para que en Colombia estos hechos no se repitan. La verdad duele, pero es la verdad.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar