La salud en Colombia

Natalia Bedoya

Esta columna bajo ninguna circunstancia pretende convencerlos que el sistema de salud en Colombia es perfecto, pues sería ilógico negar lo evidente.

La seguridad social en nuestro país atraviesa una crisis y no es exclusivamente por una ley expedida hace 24 años. Antes de la reforma de 1993, la cobertura llegaba al 31% de la población, los niveles de desigualdad en la atención acrecentaban la pobreza y la pobreza extrema, y no existían bajo ninguna circunstancia recursos de solidaridad entre el sector publico y privado (Cifras Fedesarrollo).


Gracias al sistema de Régimen contributivo para los colombianos con capacidad de pago y el régimen subsidiado para aquellos colombianos con escasos recursos, contemplados en la ley 100 de 1993, se logró un aumento de cobertura en salud; se pasó del 31% en 1990 al 95% en 2008 hasta la fecha (Cifras Fedesarrollo).

El esquema planteado en la ley 100 de 1993 logró incentivar la competencia para promover calidad y eficiencia entre todos los afiliados al sistema de seguridad social en salud. Ante una emergencia médica tanto el afiliado a una EPS, como el beneficiario del régimen subsidiado (Sisben) y como el usuario del plan de salud prepagada, tienen acceso a cualquier clínica, hospital o puesto de salud, gracias al esquema de calidad, equidad y eficiencia implementado en la ley. Como lo dije al principio, el sistema de seguridad social en salud no es perfecto, pero sus problemas no son atribuibles exclusivamente a una ley expedida hace 24 años. En mi concepto el gran problema radica en la ausencia de regulación financiera a las EPS y ARL, no existe un sistema de vigilancia y control eficaz.


Suscríbete a nuestro boletín de mascotas, ¡Es gratis!

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar