La salsa como patrimonio

Umberto Valverde

La salsa está de moda. Este año empezó con la participación de Mulato en el Super Bowl, con el asombro de escuchar “Cali Pachanguero” en la premiación de los Oscar, y ahora se anuncia que la Dirección de Patrimonio y Memoria del Ministerio de Cultura aceptó la postulación para que la salsa caleña sea declarada patrimonio inmaterial, incluyendo en ella todo su complejo dancístico.

Esta noticia no aparece de la nada, fue un proceso de investigación y formulación que se inició desde la administración de la Secretaría de Cultura de María Helena Quiñónez, continuó bajo la orientación de Luz Adriana Betancourth, en donde había un grupo de profesionales al frente de la propuesta, entre ellos, Diego Echeverri.

Por otro lado, se informa que por asuntos de obras de Emcali el Salsódromo no podrá hacer en el mismo sector de los últimos años. Cali requiere de un lugar especializado para conciertos y desfiles. Los pocos que existen están entutelados o simplemente están desactualizados como el Coliseo del Pueblo. A mi manera de ver, este obstáculo es una oportunidad para replantear un nuevo concepto del mismo. Por ejemplo, la integración de las carrozas con orquestas no ha funcionado adecuadamente. También hay una discusión sobre si el Salsódromo debe ser gratuito o cobrado.

Mi propuesta es la siguiente: Hacer el salsódromo como se hizo el primero, por la Avenida Roosvelt, de la calle 5 hasta la entrada del estadio, sin costo ninguno. A partir de su entrada, convertir el estadio es un escenario múltiple, con varias tarimas, para que las escuelas hagan exhibición de sus shows con orquestas en vivo, tanto caleñas como internacionales, un show de tres horas, lleno de luces y tecnología.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar