Hugo E. Gamboa Cabrera

La llama y el hielo

Hugo E. Gamboa Cabrera

Con este título el periodista y escritor Plinio Apuleyo Mendoza escribió hace algunos años este libro. Me atrevo a tomar dicho título para referirme a ciertas cosas que pueden acaecer con el nuevo gobierno de Gustavo Petro.

Su discurso del 7 del mes en curso, aparentemente, como todos lo que se escuchan cada cuatro años, muy esperanzador para las clases populares pero, también preocupante.

Querer “hacer la paz” con los grupos delincuenciales que actúan en el país parece buena idea pero, crear otra JEP y entregar curules es muy riesgoso. Lo que ha sucedido con la JEP actual es una vergüenza.

Le “mamaron gallo” a las víctimas no solo los de las farc sino también los magistrados seleccionados precisamente, para cumplir con ese entuerto. No entregaron nada importante como se acordó en La Habana.

Esa cosa del cura De Roux, también de izquierda recalcitrante, ha sido una pena, descaradamente sesgada, mentirosa. En fin, en este país cualquier cosa puede ocurrir, cuando tenemos el antecedente del NO del plebiscito que fue irrespetado por el “recordado” Juampa.

Por otro lado, se presentó la reforma tributaria, la que claramente, afectará a la clase media y pobre, que son las que siempre pagan las consecuencias cuando se toman decisiones económicas y, supuestamente, a industriales, quienes, según se dice, sacan sus fortunas del país porque sospechan que con este gobierno no van a tener muchas garantías ni estabilidad.

Como es lógico, se sabe quiénes pagarán las consecuencias. Ahora muchísimos compatriotas se preguntan si valió la pena esa fatídica violencia y muerte que causó la reforma de Alberto Carrasquilla.

Yo soy de los que creo que esa era menos traumática. Asimismo, veo peligroso eso de trasladar la policía al Ministerio del Interior hoy en manos del mal recordado exdirector del Sena en el gobierno de Santos.

¿Significa eso volver a épocas nefastas, cuando la policía se politizó? ¿Cuál es el trasfondo de esa decisión? La coalición del Congreso puede resquebrajarse desde el momento en que elijan como Contralor General a alguien distinto a lo que quiere el nuevo gobierno, lo que dejaría a Roy Barreras digamos, sin gobernabilidad y a punto de caerse como lo desean muchos del pacto patriótico.

También puede suceder que a la hora que el presidente quiera quitarle independencia al Banco de la República, el primer renunciante será el ministro de hacienda, quién ha dicho que “eso no ocurrirá”.

Preocupa que lo utilicen para emitir billetes tratando de solucionar problemas fiscales.

Ya sabemos que es más grave el remedio que la enfermedad. Así que, queridos lectores, atentos porque, ese cuento de la asamblea constituyente, como sucede en Chile, puede ser un dolor de cabeza si el Congreso se rebela.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar