La ciudad atracada

Umberto Valverde

“Hoy, por primera vez en mi vida, sentí que me iban a matar en la esquina, llegando a mi casa, en San Antonio, saqué el celular con la certeza que allí no pasaría nada. De repente un hombre en una moto se dirige hacia mí con la mirada fija y revolver en mano, yo del susto, tiro el celular al aire, acto que enfureció al man, quien me apuntó con la intención de disparar. Mientras yo rogaba porque no lo hiciera, pensé como iba ser sentir una bala atravesando tu piel, tu carne, tu alma”.

Estas palabras las encontré hoy en el Facebook, esto sucedió hoy por la mañana cuando escribo. Su autor es un amigo, Andrés Urrea. Pero todos los días vemos videos de robos y fleteos en restaurantes, bares y hasta en peluquerías. Todo el mundo habla del miedo que existe en Cali.

Hoy, el periódico El País, de Cali, publica una encuesta negativa sobre la gestión del alcalde Ospina, 3 de 10 caleños, lo consideran un mal gobernante. Este es el tema recurrente.

Cali vivió encerrada por la pandemia más de un año, después vino el paro que se convirtió en guerra, donde se destruyó a Cali, con la complacencia de su alcalde, quien confesó en un reportaje que en un momento perdió el manejo de la ciudad. Además, durante la explosión social, se lo entregó a la guardia indígena, y surgieron las llamadas Primeras Líneas, tan discutidas. Mientras se les responsabilizó de la destrucción de la ciudad, el alcalde entró a pactar con esos grupos. En Cali no hay una política de seguridad, Cali se encuentra a disposición de los delincuentes. Vemos que Barranquilla avanza como ciudad. Que Bogotá, con una alcaldesa polémica, se reactiva. Cali está quebrada.

Caminar por Cali es sentir que una moto te puede atracar en un segundo. Se para a tu lado, un joven se baja con una pistola y ya, te quedaste sin dinero, sin papeles, y además te pueden disparar. En Cali opera abiertamente el cartel del Pacífico, tras él las bandas. En estos días, algunos de sus integrantes se mataron en pleno centro comercial Centenario, donde vamos a tomar café.

¿Qué le espera a esta ciudad?

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar