Frisco y el gato

Leonardo Medina Patiño

No creo que en Cali tenga un tocayo. Cuando se menciona a Frisco, ya se sabe que es el del periódico El Gato, que este año entra en los 87 años de existencia. Ya es un patrimonio del periodismo de humor decente.

Siempre invito a mis tenidas a Frisco González porque con él la sonrisa, el chisporroteo y el aprendizaje son parte del orden del día. La picardía, adoba la tertulia.

En alguna ocasión lo encontré y le pregunté: “¿Frisco, cuándo cierras edición? Y respondió de inmediato; más bien pregúntame cuándo la abro, porque no he conseguido patrocinios”.

Estudioso de la historia, en especial de la vida de Rafael Uribe Uribe. He visto a Frisco sollozar narrando la manera cómo este liberal le enviaba pedacitos de jabón a su hija en su cumpleaños, porque no tenía para más. Por él llegué al libro “Cartas de amor en tiempos de guerra”, compendio de las misivas de Uribe Uribe a su esposa Sixta Tulia Gaviria, cuyo autor Pablo Rodríguez Jiménez es uno de los intimistas más destacados y pariente de Frisco.

Me visita cada que publica El Gato, trae varios ejemplares marcados para que le indique a quién quiero obsequiarle. Los marca con su puño y letra, uno-a-uno. Se ha vuelto esta tarea, un bello rito.

Conversamos, reímos, y me repite la enseñanza que le dejó su padre Frisco-Gato: “El periódico El Gato debe arañar, mas no hacer sangrar”, y eso es lo que sigue haciendo de manera paciente, más ahora que cumple 87 años y sigue tan sereno, como el felino que siempre admiró Borges.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar