Felicidad en los niños

José David Solís Noguera

El encierro en casa y la incertidumbre por la pandemia, me ha llevado – como padre – a preguntarme cómo mantener un estado de calma para ayudar a sentir seguro a mi hijo. Durante estos casi siete meses ha sido inevitable no sentir miedo y mucho más cuando la dinámica familiar, social y económica nos cambió nuestras metas. Uno de esos escenarios que drásticamente tuvo un ajuste ha sido el de la crianza.

Cuando me enteré que iba a ser papá, las primeras preguntas que me hice era cómo iba a transmitirle una mirada positiva a mi hijo y cómo él crecería en un espacio de felicidad. A partir de ahí, me puse en la tarea de enseñarle a mi hijo a ser feliz y a sentirse seguro en un mundo donde es normal tener preocupaciones y problemas. Nuestros niños y niñas han vivido en casa el estrés de los adultos y, por eso, han sido quienes más se han visto expuestos a las dificultades de los hogares.

Estamos más ansiosos y preocupados y es posible que los niños pequeños no tengan palabras para expresar lo que sienten y, por eso, como padres, tenemos la gran responsabilidad de darles bienestar donde les permitamos cultivar hábitos sanos, les escuchemos, les fomentemos resiliencia, nos demos un tiempo de calidad para divertirlos en amor, les potencialicemos sus talentos y les enseñemos a compartir y pensar en los demás. Enseñar a los niños a ser felices es algo que nos debe motivar y por eso resulta clave que empecemos a entender las nuevas formas de vivir en tiempo de pandemia.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar