Entre la muerte y la rumba

Umberto Valverde

Es una costumbre absurda, todo se hace en noviembre y diciembre, los eventos públicos y privados, más en este año 2021 que la reactivación empezó en marzo, la gente afanada por recuperar lo perdido. Una pandemia que permanece, con unos índices aceptables, en Europa vuelve y ataca. España, a pesar de todo el desastre inicial, ya tiene el 78 por ciento de vacunados, en Cali se pide autorización de cupo para restaurantes y discotecas con solo un 47 por ciento de vacunados.

Se inauguran los Juegos Panamericanos juveniles, muy importante para una ciudad empobrecida, azotada por la delincuencia, roban en cada esquina, igualmente el invierno destruye casas, calles y avenidas. Los Chorros, Siloé, en crisis. Se hace un concierto de Feria de Cali, con poquísima asistencia, en ese momento llovía a mares, volvió a cantar Yuri Buenaventura, inactivo todo el año, con la Sinfónica, un repertorio sin coherencia, Paul Dury en la dirección, recordando un gran evento que se llamó La Sinfónica en Salsa, hace dos décadas. También se presentaron Jacobo Vélez, gran ser humano, y Andy Caicedo, con las canciones de su padre y de Guayacán. Pasó virtualmente el festival Tamborimba. Pasó el festival de cine, fui a la película sobre Edy Martínez. Mulato tiene su programación aparte, en este año no está en el Salsódromo. Corfecali condecora a unas personas por su aporte en la Feria de Cali, entre ellos a Gary Domínguez, creador de Melómanos, pero Gary no fue. El año pasado el director de Corfecali anterior, oculto ahora, hay cinco mil millones que se investigan, sacó de la peor manera, con la aprobación del alcalde Ospina a Gary Domínguez de Melómanos, en este año le pidieron volver y no aceptó. Gary está en su Casa Latina, ahí estuve el viernes pasado. Se da comienzo al Festival Mundial de Salsa, irreconocible, en el parque de la caña, no sigo, se alteran los ánimos, el abandono y maltrato para la salsa en Cali. Somos la capital de la salsa por memoria, por corazón, pero en cuanto circulación de orquestas, internacionales y colombianas, Miami es el nuevo destino. La pobreza es infinita.

La salsa de Cali existe por el Grupo Niche, una extensa gira que no para, más de 75 presentaciones, tocaron en Chicago en esta Semana, en Las Vegas y Los Angeles, ayer tocaron en San Juan en un super concierto. El Grammy anglo ha sido su bandera. Es la orquesta de salsa con más presentaciones en el mundo, gracias a lo que hace Yanila Varela como manager y gerente, y José Aguirre como director. Debo reconocer la gira de Swing Latino por Francia, eso también es un supremo mérito. Mauro Castillo en la película Encanto de Disney, pegado en redes, un músico que piensa y hace las cosas bien. El nombre de Cali es grupo Niche. Claro, todo en la inspiración del maestro visionario, Jairo Varela.

Vamos hacia la Feria de Cali, hacia el fin de año, saltando obstáculos para no sufrir el covid ni caer en una UCI, vamos tratando de no ser víctima de la violencia de Cali, roban a 200 personas por día, le quitan sus celulares, sus papeles, vamos en la reactivación, la locura de vivir, con desenfreno. Vivir el momento, como cantaba Bienvenido Granda.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar