#EnDefensaDe Alcibiades

Iván Cancino

Se ha conocido en días pasados que la justicia condenó a quienes participaron en el homicidio del fiscal especializado Alcibiades Libreros Varela, un proceso que a primera vista sería un ejemplo de rapidez y eficiencia jurídica, sin embargo, a mí y, creo que, a muchos lectores nos despierta aún muchas dudas lo ocurrido.

¿Averiguó la Fiscalía antes de acaparar la teoría del caso basada en el hurto, si el fiscal había sido trasladado de Pereira y por qué motivos? ¿Averiguó la Fiscalía si el fiscal perseguía bandas peligrosas en Cali y estaba próximo a capturas que involucraban servidores públicos? ¿Averiguó la Fiscalía por qué no tenía esquema de seguridad un fiscal de crimen organizado que siempre está en alto riesgo? ¿Averiguó la Fiscalía si las personas que aceptaron cargos tenían como modus operandi el tipo de hurto que supuestamente iban a cometer al fiscal Libreros? ¿Averiguó la Fiscalía el origen de las armas? ¿Dónde, cómo y cuándo las adquirieron? ¿Les propuso la Fiscalía un principio de oportunidad si colaboraban abriendo la puerta, a previa verificación, para poder encontrar otra hipótesis delictiva?

La justicia a veces niega preacuerdos en temas controversial a y en algunos casos, como el aquí comentado parece que aceptará el relato de los delincuentes sin mayores verificaciones.

Estas dudas no sólo son mías, la Procuraduría apeló la decisión sobre la base de que la Fiscalía se quedó corta en la investigación que no profundizó en la muerte de una persona que había dedicado su vida a combatir bandas peligrosas en varias partes del país.

Esperemos que en realidad estemos en presencia de un caso ejemplo para la eficiencia y economía procesal y no ante una impunidad parcial.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar