En deuda con la solidaridad

Natalia Bedoya

Comienza la reactivación de la vida económica en nuestro país. Una noticia que sin duda favorece el empleo y el bienestar de todos los colombianos. Retorna la vida productiva, pero solo con responsabilidad podremos sostenerla en el tiempo. Estamos a prueba. Es momento de demostrar que podemos ser un país de gente cívica, con conciencia social.

Solo con la suma de esfuerzos podremos recuperarnos. Hoy más que nunca somos una sola fuerza, tenemos en nuestras manos el arma más efectiva para vencer los efectos negativos del Covid-19: un país trabajando hacia el mismo lado. Como al inicio, la solidaridad sigue siendo el lenguaje que necesitamos en este tiempo de pandemia.

Y es justamente esa solidaridad la que les hace falta a muchos sectores prestadores de servicios públicos esenciales, siguen en deuda y al parecer no está en sus planes sumarse. En Cali por ejemplo, la empresa municipal prestadora de servicios de energía y acueducto, anunció alivios financieros para el pago de las facturas otorgando la posibilidad de diferir el pago a 12 o 36 meses pero con cobro de tasa de interés para algunos estratos, entre ellos el 3 y el 4, estratos que agrupan a la clase media trabajadora, una de las más afectadas económicamente por el cese de actividades productivas. Emcali se suma, pero endeudando más a los caleños, con el plus de haber anunciado alzas en las facturas de los próximos meses.

Por otro lado, los bancos continúan sin implementar medidas reales de alivio económico para sus clientes, con el agravante para las pequeñas y medianas empresas que no han podido acceder a créditos para subsistir en los próximos meses.

Blindarse para proteger los intereses propios no es el camino. Sin solidaridad no lograremos levantarnos como sociedad. Juntos podemos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar