Mario Germán Fernández De Soto

Elecciones legislativas

Mario Germán Fernández De Soto

Nada más importante para la vida democrática del país que contar con un buen Congreso de la República. Está institucionalizado para hacer el control político al gobierno haciendo las veces de fiel de la balanza en un régimen presidencialista, el que debe tener un sistema de pesos y contrapesos en donde se hace imprescindible un ejemplar desempeño de quienes tienen a su cargo legislar con probidad y equidad. La tarea de los congresistas es servir de garantes de la Constitución y de la ley en la implementación de políticas públicas y el ejercicio gubernamental que debe encausarse siempre respetando el ordenamiento jurídico del Estado de Derecho.

Por tanto, la elección de los legisladores es de capital importancia para establecer una clara diferenciación de los poderes públicos. El Congreso hace las leyes, los jueces aplican justicia y el ejecutivo gobierna. Dentro de este esquema la función legislativa es especialmente particular, puesto que además de las atribuciones que le son propias, los senadores y representantes a la Cámara gestionan recursos para sus regiones y citan a debates a los ministros y directores de entidades descentralizadas del orden nacional, entre otros, para poner sobre el “tapete” aquellos aspectos que el Presidente debe rectificar, modificar o mejorar para responder eficientemente y de forma oportuna a una ciudadanía que espera de la actualización y el rigor en el establecimiento de las normas que harán parte del ordenamiento legal de la nación.

Lástima que esta elección se haya presidencializado, ya que le colgaron al debate las consultas interpartidistas para escoger candidatos a la Presidencia de la República. En mi opinión, es de tanta importancia elegir al Congreso que sólo se debe convocar al pueblo para este menester y no anticipar la campaña presidencial distrayendo a los electores frente a tan magna responsabilidad en la escogencia de las cámaras legislativas.

Esta es la hora de participar y de elegir bien para que Colombia cuente con un Congreso de frente a la gente, conformado por dirigentes transparente con capacidad resolutiva y que escuchen a los distintos sectores en que está conformada nuestra sociedad. Un Congreso que presente cuentas a sus electores, que genere soluciones reales y promueva iniciativas para impulsar ingresos productivos defendiendo la seguridad jurídica y ofreciendo oportunidades para la inversión estimulando la admiración y el cumplimiento de las resoluciones judiciales con leyes que reivindiquen la justicia social y la convivencia pacífica. Un órgano legislativo para y por la ciudadanía, al servicio de todos. Es la hora de elegir un buen Congreso.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar