El respeto

Rosa María Agudelo Ayerbe

El paro convocado para el 21 de noviembre ha puesto a prueba la capacidad de respeto que tenemos los colombianos. Las discusiones previas han estado marcadas por los insultos y el diálogo de sordos que algunos han querido imponer acudiendo a mentiras, verdades a medias e intimidaciones desde y hacia promotores y contradictores.

En medio de tanto ruido ha sido difícil escuchar los argumentos de unos y las explicaciones de otros. Hasta el momento han prevalecido las posiciones ideológicas y las afinidades personales sobre la capacidad de analizar la situación del país. Poner la realidad en blanco y negro es peligroso. Sin duda, Colombia tiene muchos problemas y asuntos por resolver.

Sin embargo, hay avances importantes en muchos de los aspectos discutidos. Reconocer ambas caras de la moneda es la única forma de avanzar. Colombia debe establecer un camino que le permita ir adelante y no un péndulo que la haga tambalearse entre la izquierda y la derecha.

El próximo jueves quienes ejerzan su derecho a la protesta deberán dar un gran ejemplo, deberán demostrar que buscan aportarle al progreso de nuestro país y a la consolidación de la democracia. Ser capaces de protestar sin desmanes, sin violencia, respetando el derecho al trabajo y a la movilización de quienes no participen en la iniciativa es el mejor parlante para sus planteamientos.

El próximo jueves Colombia debe salir fortalecida y eso se logra si se demuestra que los ciudadanos son capaces de exigir sus derechos protegiendo la institucionalidad y los bienes públicos. Los ejemplos de Chile, Bolivia y Venezuela únicamente confirman que la anarquía y el caos solo generan más daño, atraso y pobreza.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar