El olor que sana

Natalia Álvarez Aguado

Dando un recorrido por nuestro maravilloso cuerpo, hoy hablaremos de la nariz. Este poderoso órgano nos da inicio al proceso olfativo, conectando con áreas cerebrales muy especiales, como es el sistema límbico que gobierna los recuerdos vinculados con cosas positivas o también negativas y la fusión con el olor, así podemos recordar, por ejemplo, a una persona a través de un aroma. Les explicaré un poco cómo sucede este proceso.

Nuestro cerebro es el encargado de concentrar toda la información que recibe de los sentidos y que se traduce en procesos a través de los cuales percibimos, actuamos, aprendemos y recordamos. Estas actividades se captan, regulan y se procesan rápidamente a través del sistema nervioso, el cual se puede describir en términos simples como una red de circuitos.

El sentido del olfato humano es 10 mil veces más sensible que cualquier otro de nuestros sentidos, y es el único lugar donde el sistema nervioso central está directamente expuesto al ambiente por medio de la nariz. Otros sentidos similares, tales como el tacto y el gusto, deben viajar por el cuerpo a través de las neuronas y la médula espinal antes de llegar al cerebro, mientras que la respuesta olfatoria es inmediata.

El olor estimula el sistema nervioso central, el cual modifica el estado de ánimo, la memoria, las emociones, el sistema inmunitario y el sistema endocrino.

En la medicina tradicional china otra terapia es sanar a través del olor, el cual tonifica el órgano. ¿Pero cómo es esto posible?; cada vez que olemos eliminamos millones de sustancias que activan los órganos.

El olor urémico o a vinagre, tonifica el hígado, lo puedes usar si estás sufriendo de hígado graso o cirrosis; el olor amargo tonifica el corazón, es por eso cuando nos sentimos tristes pensamos en un cafecito, se puede usar el olor en caso de sufrir del corazón; el olor perfumado estimula el estómago y el bazo, es por eso que después de ingerir alimentos de predominio salado, sentimos deseo por comer algo dulce o que huela, ejemplo: aromática de canela o clavos de olor; el olor a fresco tonifica al pulmón, es muy importante salir al campo y hacer 10 respiraciones conscientes, si sufres del pulmón y puedes recuperar energía vital; el olor putrefacto, tonifica al riñón se puede estimular cambiando el agua de las flores ellas por estar en el agua, emiten este olor o disfrutando del olor de un queso madurado.

Es por eso el valor tan especial que tiene la aromaterapia en los procesos terapéuticos de las medicinas integrativas; dato curioso, en la biblia se menciona la aromaterapia; Levítico 2:2 “Entonces la llevará a los sacerdotes hijos de Aarón; y tomará de ella un puñado de la flor de harina, con el aceite con todo su incienso. Y el sacerdote la quemará como memorial sobre el altar; se ofrendará encendida de aroma agradable para el SEÑOR”.

Mi consejo para esta semana es que uses el poder de los olores, si te encuentras en casa con angustia, tristeza, rabia o cualquier emoción que pueda dañar tus órganos, usa una esencia que te agrade, que te genere paz, tranquilidad y bienestar.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar