Desmemoriados

Rodrigo Fernández Chois

No sé si el autor es Aristóteles, pero sí estoy seguro de la veracidad de la sentencia: “el hombre es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra”.  Era mi reflexión mientras esperaba en el tránsito para retirar mi vehículo de los patios. Hace un año estaba exactamente en la misma situación y por igual razón, ¡olvidé la revisión técnico mecánica!

La razón del olvido pudo ser debido a pensamientos mundanos que colonizan mi mente. Ojalá fuera por ideas nobles o soluciones para los problemas del país. Pero no. En fin, ahí estaba yo por causa de mi desmemoria, y uso esta palabreja para no ser duro conmigo mismo y no calificarme con un adjetivo fuerte y merecido. Y en esta ocasión con un agravante… había dejado los documentos en la guantera del carro. ¡El número de trámites, tiempo y viajes de un lado para otro se multiplicó!

Un día entero en el que terminé haciendo mi aporte a las arcas del tránsito de igual forma que una multitud compuesta de otros distraídos a quienes, de paso, se les podía leer en el rostro la infelicidad por verse obligados a renunciar a una parte importante de sus exiguos recursos.

A pesar del balance positivo para el tesoro municipal, la sensación de la pérdida de tiempo productivo y por ende el detrimento de valor por los recursos invertidos en papeleo y trámites admiten concluir que el costo general neto es dramático, alto y nocivo para la sociedad en conjunto. Obviamente la responsabilidad del perjuicio es y será exclusivamente de los desmemoriados que hacemos honor a la frase aristotélica. 

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar