Descontento

Rodrigo Fernández Chois

Existe descontento… El desempleo juvenil es alto, la economía doméstica se ha tornado bastante compleja y tributariamente muy golpeada; la inseguridad, la corrupción política y la impunidad campean; la justicia brilla por su ausencia como por su perversión y las expectativas que teníamos algunos de un retorno de gobierno de mano firme quedaron en eso.

Y si a todo lo anterior le sumamos el diluvio de noticias falsas o “fake news”, estamos ante un delicado caldo de cultivo social bastante propenso de ser manipulado por oportunistas, anarquistas y extremistas con ansias de control y poder.

Respeto el derecho de protesta, siempre y cuando se desarrolle en forma pacífica y se tengan claras las razones certeras por las cuales se despliega. Yo protestaría por la corrupción que es el peor mal que atenta contra el desarrollo y el progreso.

Como economista entiendo el hecho de que los recursos son escasos y que, dada la superpoblación, no existe una manera más eficaz de asignarlos que a través del sistema de libre mercado. Pretender que el gobierno “controle” precios en los diferentes mercados como el laboral, energético, el de transporte, etc., y etc., desconociendo la tajante realidad que dicta la oferta y la demanda, es como tener la pánfila presunción de que con gritos se puede controlar la inflación, hacer que los arboles produzcan papel higiénico o que la Naturaleza incremente su velocidad de producción agrícola y de levante pecuario. Esta es la cruda realidad, y es el eficaz ejercicio del libre mercado el que puede ayudarnos. Tengo la plena certeza de que así lo sería sino fuera por el cáncer de corrupción.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar