Crisis de seguridad

José David Solís Noguera

Hace unos días no sólo fui víctima de la delincuencia en Cali, sino que resulté siendo un número más en la cifra de las denuncias en la Fiscalía ante la crisis de seguridad por la que atraviesa la ciudad. Según los datos suministrados por el Programa “Cali Cómo Vamos”, el robo a personas en el MIO y en los buses de servicio público, hurto a vehículos, atracos masivos, heridos por atracos y hasta robo de mascotas en la ciudad se ha incrementado este año en un 20%.

El problema de seguridad va más allá de ser una simple percepción de la ciudadanía y lo más preocupante es que los menores de edad hacen parte del inventario de ese grupo de individuos que cometen algún tipo de delito y resultan ser los generadores del miedo en las calles y lugares públicos. Aunque el General Casas, comandante de la Policía de Cali, dice que sus 5.400 efectivos y sus 344 cuadrantes tienen presencia en los sectores más críticos y brindan la seguridad ciudadana necesaria, los resultados dejan muchas dudas y resulta evidente el déficit de uniformados.

La situación de seguridad de la ciudad es dramática y las estrategias que se han planteado no han generado el resultado real perceptible. En muchas ocasiones he defendido las posturas de la Policía, pero en este caso no comparto que no sean capaces de reconocer que estamos en crisis.

No busquen que esos grupos de vigilancia ciudadana que se han venido conformado terminen siendo un dolor de cabeza incontrolable y un problema peor para la ciudad. Yo creo y quiero a mi ciudad y por eso invito al Alcalde para que lance un S.O.S que nos lleve a unirnos para mejorar la seguridad.

Comments

Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar