Mario Germán Fernández De Soto

Cifras dudosas

Mario Germán Fernández De Soto

Según las cifras del Dane, el desempleo cayó en octubre por debajo de dos dígitos. Dice esta entidad que los desocupados en Colombia representan el 9.7% lo que genera incredulidad y desconfianza en lo público porque en las calles lo que se refleja es una alta tasa de desocupación puesto que tanto para las personas calificadas como para aquellas que no cuentan con un perfil ocupacional definido, la situación de insuficiencia de recursos es desesperante.

Por tanto, creo que las estadísticas del Dane no traducen la realidad o no corresponden a las cifras fidedignas, ya que se afirma que durante el último año se recuperaron un millón quinientos mil puestos de trabajo. Es probable por las encuestas realizadas que así sea. Sin embargo, también es posible que el número de desempleados sea mucho mayor que el validado teniendo en la cuenta que la realidad es muy distinta a la de los reportes y estudios oficiales.

Lo que se requiere hoy es consolidar el empleo formal porque de acuerdo con el estudio del mercado laboral en la actualidad hay 22.6 millones de personas ocupadas y 2.4 millones de desempleados pero en las primeras existe un gran porcentaje en la informalidad, lo que afecta notoriamente la empleabilidad que debe tener como fundamento una labor dignificante en la que se garantice la seguridad social de los trabajadores.

Por otra parte, la tasa de desempleo de los hombres es de 7.6% y de las mujeres es de 12.6%, lo que sigue siendo discriminatorio e inequitativo haciendo necesaria la implementación de un plan especial para la empleabilidad desde el Ministerio de Trabajo que permita también cerrar las brechas de género que siguen golpeando a la mujer colombiana.

Tal parece que una cosa son las cifras del gobierno y otras muy distintas las que se registran en el sector real de la economía en consideración a qué la opinión ciudadana es, la de la carencia de puestos de trabajo; los que se pueden producir por la dinámica propia del tejido empresarial a partir de la demanda económica de bienes y servicios que propician la necesidad de la vinculación de una mayor mano de obra al sector productivo. Por esa razón, lo que debe promoverse es la empleabilidad como factor fundamental para la capacidad de adquirir competencias y habilidades de conseguir un empleo, mantenerlo a través del mejoramiento continuo y adaptarse a los cambios tecnológicos que el mundo laboral exige a quienes hacen parte de la fuerza productiva nacional para lo cuál las cifras tienen que ser veraces y confiables.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar