Ambulancias homicidas

José David Solís Noguera

La muerte del adulto mayor atropellado hace unos días por una ambulancia en la calle 5 con carrera 80, no sólo atizó la polémica sobre la regulación de estos vehículos en Cali, sino que ha generado el rechazo de muchas personas que consideran que las ambulancias en vez de salvar vidas se han convertido en un arma en la vía. He sido testigo de las formas como esos vehículos compiten por la prestación del servicio en la atención de salud en algún accidente o por eventos por Soat, sin importarles quiénes se encuentran en la vía.

Entre enero y junio de este año se han presentado 38 accidentes que involucran a las ambulancias de la ciudad, donde abuelitos como Campo Elías Carmona han perdido la vida. La falta de control de las ambulancias le ha dado alas a estos vehículos hasta para que se conviertan en una opción de transporte público. Estas situaciones deberían llamarnos a ponerle los ojos a esas empresas que tienen cazada la guerra del centavo por las emergencias.

Aunque Cali cuenta con un sistema que regula a las ambulancias, al parecer eso sólo ha servido para mostrar que existe y no para hacerlo efectivo con rigor. Es por eso que le hago un llamado a las secretarías de Salud y de Movilidad, para que no sólo refuercen los operativos para hacer la revisión de las ambulancias – muchas de ellas “piratas” – sino para que pongan en cintura a estos homicidas del volante que no acatan las normas de tránsito, especialmente las que tienen que ver con los excesos de velocidad permitidos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar