Cali, abril 23 de 2019. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

El conjunto de buenas prácticas corporativas

La ética empresarial y el complaince

Por: Rodrigo García Ocampo – Socio Director
Email: [email protected]

De acuerdo con la “Ley de los Grandes Números” del matemático Suizo Jakob Bernoulli (1713), si lanzamos una moneda al aire 100 veces, obtendremos unos resultados que se acercarán a 50% respecto de cada una de sus caras.

Y cuanto mayor sea el número de lanzamientos realizados, más se aproximarán los resultados agregados a esa media.

Según esta aproximación matemática, es posible realizar ejercicios fiables de pronóstico partiendo de un número de casos suficientemente elevado.

Estos estudios fueron los fundamentos de la teoría de la probabilidad la que hoy es la base de los procesos de compliance corporativo.

El Compliance Corporativo (Corporate Compliance) es un conjunto de procedimientos y buenas prácticas adoptados por las organizaciones para identificar y clasificar los riesgos operativos y legales a los que se enfrentan y establecer mecanismos internos de prevención, gestión, control y reacción frente a los mismos a cargo del Compliance Officer ( Oficial de Cumplimiento) que es el encargado de asegurar el cumplimiento de la normativa de aplicación o de cualquier tipo de legislación relacionada con el sector en cual opera la empresa a la que sirve.

El compliance es una figura de reciente desarrollo en España, que ha iniciado en los sectores de mayor regulación como el financiero y, que en Colombia, se ha implementado principalmente para dar alcance a la gestión del riesgos de lavado de activos y financiación de terrorismo, al principio se le asociaba con la obligación implícita de las empresas de acatar las normas que regulan su sector, con el paso de los años el enfoque empezó a variar hasta que se evidenció la complejidad de esta tarea y, sobre todo, la necesidad de contar con profesionales especializados al elevarse a delito penal en 2010 en España el incumplimiento normativos por las empresas.

Con la reforma se supone que cualquier empresa, organización, asociación, partido político y otras entidades pueden ser requerida por la justicia no en nombre de quienes figuran como representantes legales o administradores, sino más bien en nombre propio.

En España, las empresas de mayor tamaño son las que están a la vanguardia en este aspecto. Según un reciente estudio, cerca del 78% de las compañías con más de 5.000 trabajadores cuentan ya con una labor de compliance, mientras que en las empresas con menor número de trabajadores ese porcentaje se reduce al 38%.

Claves para la implementación del compliance
A propósito de los acontecimiento de corrupción en que se visto inmersa nuestra sociedad colombiana con casos como Odebrecth, El Guavio , Interbolsa y otros sancionados por competencia desleal, como el cartel del papel higiénico o el de los cuadernos y otro tanto, hacen suponer que la ética empresarial solo fija sus principios en la teoría del utilitarismo en la que el cálculo del beneficio y la maximización del mismos son los principios rectores de toda actuación fijando el criterio ético sólo a aspectos de eficacia y de eficiencia, más no en una visión integral de la ética que supone el alcance a sus tres dimensiones – Bienes, Virtudes y Norma- las que al integrarlas en las actuaciones humanas generan hábitos de conducta por lo que para una adecuada aplicación del complaince, se debe tener presente:

El compliance introduce un elemento ético: muchas empresas operan de forma legal y cumplen con las normas de su sector, pero eso no quiere decir que su acción sea ética.

El compliance ayuda a conciliar estas dos esferas.

Independencia, autoridad y recursos: son los tres elementos básicos para que un departamento o cargo dedicado al cumplimiento normativo sea eficaz.

Los Estándares
Es de indicar que la metodología más extendida para la evaluación de riesgos se basa en la probabilidad de un suceso, y las consecuencias estimadas en caso de producirse, por lo que se requiere de estándares generalmente aceptados, como la norma ISO 31000 sobre gestión del riesgo y de los estándares ISO sobre Compliance (ISO 19600) junto a la ISO 37000 (Antisoborno), estos últimos no obligan a desarrollar las evaluaciones de riesgos según ISO 31000, lo cierto es que comparten su filosofía cuando se refieren a factores de probabilidad y de impacto.

La fiabilidad de la predicción matemática de eventos guarda relación con el volumen y calidad de la muestra previa, cuanto mejor sea, más fiables serán el resultado que arroje.

Sin embargo, en materia de Compliance, encontramos una gran cantidad de incidentes que carecen de antecedentes comparables. Tal circunstancia no sólo dificulta fundamentar sólidamente un juicio de pronóstico sobre la frecuencia de materialización de un hecho de complaince, sino también la potencial materialización de otros distintos que están aún por suceder, por lo que se hace necesario el criterio profesional.

En ocasiones la incapacidad para detectar o gestionar a tiempo incidentes de Compliance obedece a la inexistencia de un análisis profundo de las razones y causas que dieron origen a su materialización a fin de adoptar los correctivos.

En SFAI Colombia, trabajamos desde nuestras unidades especializadas, en hacer del complaince, su mejor generador de utilidad. ISO sobre Compliance.

Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2019. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: