Cali, octubre 16 de 2021. Actualizado: sábado, octubre 16, 2021 01:36

TEMAS DESTACADOS:

Los niños la usan para mostrar su frustración

Pataletas: Tres claves para controlarlas

Las pataletas son una forma de lenguaje que utilizan los niños para demostrar su sentimiento de frustración frente a algunas situaciones.

Se trata de la manera en que logran expresar la inconformidad o incomodidad que no pueden comunicar de otra manera. Este es un proceso completamente normal en el desarrollo, por lo que los padres pueden estar tranquilos, pues entre los 18 meses y los 4 años de edad son frecuentes y esperables.

Se espera que, a medida que crecen y maduran los niños, dejen de recurrir a las pataletas debido a que van aprendiendo nuevas formas de expresar sus sentimientos. A continuación, el doctor Darío Botero, pediatra y puericultor adscrito a Colsanitas, menciona tres claves para entenderlas y controlarlas:

– Un niño no es un adulto en miniatura. Los niños que hacen pataletas no tienen intenciones de generar problemas o hacerle daño a quienes están a su alrededor.

Por ello, los adultos que se encuentran alrededor son quienes deben entenderlos y ayudarlos a entender el mundo con calma y acompañar a los menores a calmarse. En estos casos, una de las herramientas que puede funcionar es el abrazo de oso. Se debe alejar al pequeño de las personas o la situación que ocasionó su pataleta, ubicarse a la altura del niño y abrazarlo fuerte y cariñosamente.

El ejemplo es fundamental. Los niños deben tener límites claramente establecidos por los adultos que están a su alrededor, sin importar quién esté a su cuidado. Esos límites deben regir la relación con todos los mayores (padres, abuelos, tutores y cuidadores). Asimismo, se debe educar a través del ejemplo. Si la regla es no mirar televisión durante la cena, los adultos deben acatar esta regla y evitar el uso de dispositivos electrónicos.

Asimismo, es importante tener en cuenta que los castigos físicos, como golpes o nalgadas, mandan mensajes incorrectos en la crianza, pues lo que se le está transmitiendo a los más pequeños es que las agresiones son herramientas para controlar las emociones o que son formas adecuadas de relacionarse con quienes están a su alrededor.

El doctor Botero menciona que utilizar una palmada o un golpe para intentar calmar a un niño, es una señal de que se ha perdido el control de la situación y, en este sentido, el ejemplo y los límites claros son más efectivos.

– Enseñarlos a regular la frustración. Encontrar formas de expresar las emociones y regularlas, es un proceso que se da a medida que los niños crecen y, por ello, los adultos deben estar al lado de los pequeños para brindarles acompañamiento:

• Afectuoso: entendiendo que el niño está en un proceso de desarrollo.

• Respetuoso: interiorizando que el niño no busca hacer daño con las pataletas.

• Firme: estableciendo normas claras que sean respetadas por quienes componen el núcleo del menor.


• Lea también: Duelo en niñas, niños y adolescentes, una realidad poco hablada


 

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2021. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: