Cali, diciembre 2 de 2021. Actualizado: jueves, diciembre 2, 2021 16:23

TEMAS DESTACADOS:

El Petronio Álvarez, festival cultor del viche

Ley protectora del patrimonio vichero

Luis Ángel Muñoz Zúñiga
Especial Diario Occidente

El viche/biche, la denominación dual en este informe se debe a que la Real Academia acepta escribir su nombre con V o B, con una nueva ley fue reconocido como patrimonio cultural del Pacífico, porque es una bebida ancestral afrodescendiente.

En Santiago de Cali, como personas visitantes de otras capitales, probamos el viche/biche desde que el Festival de Música del Pacífico “Petronio Álvarez”, además de presentar los grupos folclóricos, conjuntamente lo ofreció con su gastronomía. Sin embargo, el viche/biche no alcanza a hacerle mínima competencia a los licores industriales.

Para los citadinos asistentes a los festivales seguía como una simple curiosidad del jolgorio. Por eso, esperemos que con la nueva ley del viche se estimule la producción, se proteja su comercio y se promueva el consumo entre los colombianos, con la particularidad de que no se trata de una mera bebida artesanal embriagante, sino portadora de saberes ancestrales, de cultivo y botánica etnográficas, de folclor, de historia, de efectos medicinales y, desde ahora, reconocido como patrimonio cultural del Pacífico.

Esperemos que el apoyo del Gobierno sea un respiro para los vicheros, pero confiemos que su comercialización no se aparte del espíritu de la nueva ley, porque de lo contrario, favorecería a los monopolios y le extinguiría su calidad patrimonial.

Patrimonio cultural

El Congreso, con esta nueva ley, reconoce que el viche/biche es otro de los bienes propios de la cultura pacífica, que hace parte de la nacionalidad colombiana, originada en la tradición de saberes, las costumbres ancestrales y los hábitos afrodescendientes, con especial interés histórico, antropológico y etnográfico.

Es un reconocimiento un poco tardío, teniendo en cuenta que el patrimonio cultural de todos los pueblos del mundo había tomado relevancia desde hace varias décadas. Se trataba de la identidad, la historia y el fundamento de la nacionalidad, que permite el conocimiento de la multiculturalidad presente desde épocas centenarias y milenarias.

La Convención de La Haya, de 1954, a la que Colombia adhirió, dispuso que los estados firmantes se comprometerían con la protección de los bienes culturales, materiales e inmateriales.

La Ley 397 de 1997, conocida como la Ley General de Cultura, dispuso que la descentralización comprometería a las alcaldías, los distritos, los departamentos y las entidades territoriales, para que en sus planes de desarrollo destinaran recursos para la conservación y la recuperación del patrimonio cultural. El viche/biche llegó con los esclavos traídos de África, quienes reactivaron su producción artesanal en los lugares donde se refugiaron tras huir del sometimiento o cuando se abolió la esclavitud.

Historia y resistencia

El viche/biche es una bebida extraída de una caña nativa, cultivada a la orilla de los ríos de los territorios con condiciones climáticas y agroecológicas propias del litoral. La caña nativa, de gran contenido hídrico dulce, se muele en trapiches artesanales, denominados “mata cuatro”, porque son impulsados con la fuerza de cuatro hombres.

El destilado, que es la base pura del viche/biche, luego es mezclado con un curado, compuesto de varias hierbas ancestrales medicinales, para obtener otras bebidas derivadas. De ahí que al viche/biche le atribuyan propiedades afrodisiacas, de protección y curativas: lo usan las parteras, purga parásitos, regula la menstruación, cura el mal de ojo, dicen los curanderos, entre otros beneficios.

En el pasado el viche/biche fue proscrito por el Estado y la Iglesia, porque la producción de bebidas embriagantes es monopolio exclusivo del Gobierno y el comercio genera rentas e impuestos. La chicha, de origen indígena en los pueblos cundino-boyacenses y, del viche/biche en el litoral Pacífico, fueron perseguidos y señalados de animar ritos paganos y de brujería. Los trapiches y alambiques funcionaban en lugares escondidos, significando que la conservación de esta tradición fue una forma de resistencia cultural. Un 15% de familias, actualmente dedicadas a la producción vichera, sólo lo podían comercializar regionalmente, porque hacerlo en las ciudades, les acarreaba imputación de delito.

Mesa Técnica

El territorio étnico del Pacífico colombiano, que desarrolla el proceso de destilación del viche/biche, está configurado por el departamento del Chocó; Buenaventura en el departamento del Valle; las comunidades de Guapi, Timbiquí y López de Micay, en el departamento del Cauca; Tumaco, Francisco Pizarro, Barbacoas, Roberto Payán, Maguí Payán, El Charco, Santa Bárbara de Iscuandé, Mosquera, La Tola, Olaya Herrera y zonas aledañas reconocidas, en el departamento de Nariño.

La nueva Ley del Viche determina que se conforme la Mesa Técnica de Vicheros/Bicheros y, que, en un plazo de tres meses, esta apruebe su reglamento interno. Estará conformada por once integrantes delegados: cinco por las organizaciones de vicheros/bicheros; uno por el Ministerio de Cultura; uno por el Ministerio del Interior; uno por el Ministerio de Agricultura; uno por el INVIMA; uno por el Ministerio de Comercio, Industria y Turismo; y uno por la Defensoría del Pueblo.

La Mesa Técnica tendrá tres funciones: 1-. Lograr la protección y salvaguarda del viche/biche y demás bebidas ancestrales del Pacífico. 2-. Regular la producción artesanal, comercialización y exportación. 3-. Conformar el Consejo Regulador del Viche del Pacífico Colombiano, que garantice su calidad y fomente prácticas de producción artesanal.

El Colectivo “Destila Patrimonio”, que arduamente trabajó hasta lograr este reconocimiento patrimonial, reivindica el viche/biche ancestral como determinante de prácticas espirituales, medicinales y sociales. Ahora seguirá promoviendo la elaboración, comercialización y consumo, procesos hacia la integración cultural.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

PUBLICIDAD
Publicidad
Publicidad
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2021. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: