Cali, septiembre 18 de 2020. Actualizado:

TEMAS DESTACADOS:

La humanidad vive un carrusel de emociones

Atrapados en el laberinto del ego y ¿tu mundo interior?

Por: Guiovana Fuentes Barbosa
Coach de vida, empresarial
Coach de felicidad empresarial
Agitadora de consciencia
[email protected]

En tiempos de pandemia, la humanidad vive un carrusel de emociones y una carrera por la sobrevivencia. Sin embargo, pocos tienen consciencia de que están controlados por el ego.

En todos los escenarios, sociales, organizaciones, empresas, la cultura del ego, se huele. Hemos sido educado en una sociedad egoica que se ha perpetuado. Estamos identificados con el ego, con un falso concepto de identidad que a su vez se erige con creencias de segunda mano, muchas de ellas limitantes y que nos alejan del SER, de nuestra esencia divina. Cuanto más alejado estas del ser más, tu vida la orientas al propio interés: Yo, mí haber que puedo tomar, que hay ahí para mí, esperando, necesitando, queriendo, conmigo.

Entre más egocentrismo, más luchamos y entramos en conflicto para que lo de afuera nos de lo que queremos, creyendo que lo que obtenemos afuera podrá fin a esa dolorosa sensación de vacío.

El economista Clive Hamilton, dice que el crecimiento del sistema, se sustenta, gracias a la insatisfacción económica de la sociedad. ”Para el sistema lo importante es que tu y yo queramos más de lo que tenemos”.

En ese bucle, gobernantes y líderes mundiales ignoran reflexiones poderosas como las que expone Hamilton, quién sostiene que en los países, mal llamados subdesarrollados se fomenta el consumismo vacuo que degrada la naturaleza y genera relaciones interpersonales competitivas, en la búsqueda de lo externo, que perpetuán el dolor de la humanidad.

La pobreza interior, se ha seguido orquestado desde la psicología del egocentrismo y la filosofía del materialismo en donde el sufri-miento anida una mente de escasez. Solo consideramos que lo real es lo que percibimos a través de los sentidos físicos.

¿Pero qué hay de lo invisible, que hay de lo intangible, de la inteligencia creadora, del poder interior, que hay del mundo espiritual, ¿qué hay del universo emocional?, ¿qué hay del sentido de la compasión? de la cooperación, que hay del bienestar interior?.

Esto no entra en la ecuación de la mayoría de personas que siguen ‘tiranizadas’ por esta filosofía del materialismo, hacer, hacer, y cuanto más haces y más consigues y más tienes, más exitoso te consideras, ¿pero que hay de lo que somos, que hay del ser, que hay de lo que sentimos. Pero ¿cómo te sientes tu contigo mismo? .

Es hora de construir una sociedad basada en el concepto de la ‘eudemonía’, en donde se parte del florecimiento de la humanidad, que fomente entre sus ciudadanos metas intrínsecas dirigidas a desarrollarse personalmente, mantener relaciones más estrechas o ayudar a los demás.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

Publicidad

PUBLICIDAD
Diario Occidente

Una publicación diaria del Nuevo Diario Occidente S.A. Fundado el 19 de noviembre de 1961

© 1961 - 2020. NUEVO DIARIO OCCIDENTE S.A.
Prohibida su reproducción total o parcial, así como su traducción a cualquier idioma sin autorización escrita del titular.

Ver mapa del sitio | Desarrollado por: