¿Rodolfo acabará con los caciques del Congreso?

Por Mauricio Ríos Giraldo

Si Rodolfo Hernández es presidente y cumple su promesa de cero mermelada para los congresistas, en las elecciones de 2026 podría haber una gran renovación en el Senado de la República y la Cámara de Representantes.

El 80% del Congreso de Colombia está compuesto por políticos tradicionales que basan su elección en la burocracia y en la contratación: las personas a quienes hacen nombrar en cargos públicos, así como aquellos a quienes ubican en puestos por prestación de servicios -que son los más explotados electoralmente- deben cumplir con cuotas de votos…

Así, por ejemplo, un congresista que cuenta con 500 contratistas ubicados en diferentes entidades del gobierno nacional, a cada uno de los cuales les exige 50 votos, tiene asegurados 25.000 votos para su próxima candidatura.

A esto se suman aportes que realizan los contratistas de obras y proyectos públicos que el congresista gestiona ante el gobierno nacional… Las comisiones son millonarias y le permiten al político financiar su campaña de reelección.

Y si, además de las cuotas en la Nación, el congresista en cuestión tiene participación en una gobernación y/o en alcaldías, su ventaja electoral es mayor.

Estos dos factores -el voto amarrado y la liquidez- le otorgan a los congresistas -o a quienes sean sus candidatos- una gran ventaja frente a quienes se lanzan por primera vez y no cuentan con una organización electoral ni con tres mil o cuatro mil millones de pesos para financiar su campaña.

En ese sentido, es obvio que aquellos congresistas que soportan su elección en los puestos y contratos que les da el gobierno, tendrían serias dificultades para lograr su reelección dentro de cuatro años, si Rodolfo Hernández gana las elecciones presidenciales.

Aunque varios congresistas de diferentes partidos han anunciado que votarán por Hernández en la segunda vuelta, Graffiti confirmó que el candidato presidencial no ha hablado con ninguno y, por lo tanto, no ha asumido ningún compromiso con ellos…

Cuando el candidato fue alcalde de Bucaramanga y aplicó una política de cero mermelada, en la elección siguiente el Concejo de esa ciudad se renovó en 80%.

Con este antecedente, es claro que, si Rodolfo Hernández es presidente y cumple lo prometido, la mayoría de los congresistas que se elijan dentro de cuatro años serán nuevos de verdad.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar