graffiti

Presidencia, ¿prohibida para un técnico?

Por: Mauricio Ríos Giraldo

Dicen que soñar no cuesta nada y, tal vez por esto, hay varios bien intencionados politólogos que guardan la esperanza de que en las elecciones de 2026 la Presidencia de Colombia quede en manos de alguien que reúna las condiciones técnicas y la experiencia para ocupar este cargo.

Los efectos del gobierno del presidente Gustavo Petro, tanto por las maneras del polarizantes del mandatario, como por las consecuencias financieras para el Estado y para la economía nacional, son las razones por las cuales quienes ven la política desde una posición académica -y si se quiere, idealista-
sueñen con que la mayoría de los electores vote con la razón y no con la pasión ni mucho menos con el estómago, como casi siempre lo han hecho.

Sin embargo, el comprensible querer de los politólogos es considerado ingenuo por parte de los estrategas, quienes están en la práctica electoral y, a diferencia de quienes ven la política desde la teoría, consideran que en las próximas elecciones presidenciales serán otra vez las pasiones las que definirán quién gobernará a Colombia.

En la exagerada lista de posibles precandidatos presidenciales están los nombres de de varias figuras que han hecho carrera en el Estado, ocupando ministerios, embajadas y otros altos cargos, así como posiciones directivas del sector privado y que cuentan, además, con larga formación y experiencia académica.

Pese a cumplir sobrados los requisitos para ocupar el primer cargo de la nación, la mayoría de estos personajes, muy conocidos en el mundo político y empresarial, son poco conocidos o, mejor, desconocidos por la mayoría de los ciudadanos del común, que no prestan mucha atención a los técnicos -porque no les entienden o no les interesa escucharlos- y se distraen fácilmente con quienes gritan y hacen populismo.

Algunos de los posibles precandidatos de buen perfil, pero que no marcan porque la gente no los conoce o no emocionan son los exministros José Antonio Ocampo, José Manuel Restrepo, Juan Carlos Echeverry y Mauricio Cárdenas.

¿Cómo pueden romper estos hombres de Estado, más técnicos que políticos, la marcada tendencia mundial en la cual las elecciones están marcadas por los extremos ideológicos, el populismo y los outsider?

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar