Todos merecemos sobrevivir

Luis Ángel Muñoz Zúñiga

Con mi anterior columna un docente planteó un ejercicio de lectura reflexiva. Tres cosas les llamaron la atención a sus alumnos: el título, la analogía con “Las Acacias” y que afirmé que todos son héroes. Les gustó el título porque les hizo rememorar su despedida de marzo con “un hasta luego”.

Compararon los colegios con los pueblos vacíos a consecuencia de la violencia. Pero todos no se sentían héroes, algunos derrotados por el Covid-19. El maestro les reafirmó que todos eran héroes pues conservaban la vida, adaptados al cambio extremo de las costumbres y salían avante en el aprendizaje.

Les recomendó escuchar en YouTube, la canción “Las acacias”, interpretada por Garzón y Collazos. Sin embargo, me llamó para preguntarme: ¿Cómo alentar a los derrotados? Amigo: el bálsamo está en un poema que escribió Felipe Gil y que declamó Arturo Benavides.

AMIGOS DEL UNIVERSO: “El hombre es un extraordinario ser/ Quiso caminar y aprendió a correr/ Quiso volar y viene saltando de planeta/ en planeta/ Detrás de su ambición (…) Para cambiar al hombre hay un camino/ tan sencillo/ Que parece complicado/ hay que admirarlo/ A pesar de toda contradicción/ hay que admirarlo (…) A pesar de todos los esfuerzos que él / haga por no merecerlo/ Amigos del universo/ hay que admirarlo”. Cierto, coexisten dos caminos: el fácil y el tortuoso, porque hay desigualdades, ahondadas por la pandemia. Cohabitamos con el mismo enemigo letal. Hay que admirar al que puede quedarse en casa y lo hace.

A quién obligado a salir, esquiva la muerte con tapabocas y bioseguridad. ¡Todos merecemos sobrevivir!

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar