“Santrich” y el proceso de paz

Rosa María Agudelo Ayerbe

Me parece equivocado que se mezcle la situación de “Santrich” con el análisis de la implementación de proceso de paz con las Farc.

Sin duda, “Jesús Santrich” debe responder por sus actuaciones cometidas después de la firma del acuerdo de paz. También es cierto que todo ciudadano es inocente hasta que se le pruebe lo contrario, y la presunción de inocencia debe aplicársele sin que eso signifique que no puede ser detenido y encarcelado como lo son los colombianos sindicados de algún delito.



Sin embargo, la politización de este proceso ha hecho que “Santrich” sea condenado o absuelto por seguidores o detractores del proceso con las Farc sin permitir que las autoridades actúen.

La verdadera crisis que afronta nuestro país es su poco apego por la verdad y la poca valoración de la justicia como bien supremo de una sociedad.

Colombia negoció importantes principios en el proceso de paz bajo el precepto de garantizar la verdad, la justicia, la reparación y la garantía de no repetición.

Si “Santrich” estaba traficando después de firmados los acuerdos, es él, no las Farc o el Gobierno, quien está incumpliendo y debe responder.

Resulta patética la forma en que se están desarrollando las actuaciones jurídicas, en las que la opinión pública es usada para influenciar las decisiones de los jueces y debilitar la institucionalidad. ¿Dónde debe estar “Santrich”? ¿En la cárcel, en USA o en el Congreso? Lo único importante para decidir debería ser saber si seguía traqueteando o no.

Este episodio confirma que la politización y la polarización está menguando peligrosamente la credibilidad de nuestras instituciones en perjuicio de todos sin importar que creencia ideológica tengamos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar