¿Quieres ser feliz? Niégate a ti mismo

Miguel Ángel Saavedra

“Niégate a ti mismo” , resulta. A primera vista una frase muy dura y religiosa, ligada al evangelio de Mateo “Entonces Jesús dijo a sus discípulos: Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, y tome su cruz, y sígame. Porque todo el que quiera salvar su vida, la perderá; y todo el que pierda su vida por causa de mí, la hallará”. Puede dar un poco de miedo, más cuando se refuerza con una la posibilidad de un castigo, si renunciamos a quienes somos o mejor creemos que somos o aún mejor, quien me han dicho que SOY.

Encuentro en este versículo la gran sabiduría, luz y amor sanador, muchas veces nos preguntamos por qué no puedo ser feliz, por que no logro armonizar mi vida y encontrar una plenitud económica, en salud, ser productivo mentalmente, relaciones personales y laborales o en el ámbito espiritual, me siento inconforme y agresivo o deprimido, la respuesta es sencilla, te has identificado con alguien que no eres tú.

Me explico dándoles un ejemplo en primera persona; hace 5 años, era un médico Internista, Hemato oncólogo, estresado por trabajar día y noche, buscando bienestar material, estresado por cada decisión que tomaba, pues tenía que ser perfecta y gustarle a todo el mundo, pues debía ser el gran médico reconocido y admirado, así que me matizaba por cada error, sentía que competía con mis colegas, en mis relaciones personales, debía ser amado por mi pareja por derecho y tenía que ser intelectualmente muy productivo, pues todo eso me lo había ganado luego de trece esforzados años de universidad.

Tenía que endeudarme, pues además debía tener un vehículo a mi altura y una casa, así un día cuando entendí que mi vida estaba siendo diseñada por mi exterior, pues un pintor extraño dibujaba el cuadro de mi vida, sentí la fuerza de mi interior, una voz que me decía la vida tiene que ser algo más que luchar y buscar demostrarme y demostrar que podía ser exitoso, vivía la vida de alguien más, de Miguel Ángel Saavedra H y ese ser que tu no eres lo llamamos EGO. El EGO, el gran oponente, debemos agradecerle, pues es como dice Emilio Carrillo, el piloto automático que no permite que el avión se estrelle, con él nos despertamos, vamos al trabajo, comemos y tomamos decisiones desde nuestras necesidades básicas de reproducción y alimento, pero hasta ahí, no te permite responder a lo trascendental, entonces no encontramos felicidad.

Al decidir negar el EGO, te “niegas a ti mismo”, al ti mismo que se ha generado a través de entrenamiento en la tierra, y decides dejar que lo exterior desconocido no continúe pintando el cuadro de tu realidad, tomando tú el mando de tu pincel, apagas el piloto automático de tu avión, y decides pilotear la nave. Es así como se encuentra satisfacción y felicidad en tu camino, pues logras discernimiento y entender que eres el que decide la experiencia y que tipo de experiencia deseas vivir.

Si esta esta información resuena contigo, me puedes encontrar en Instagram @drmiguelsaavedra, Facebook y Youtube @cancersanar

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar