¿Pacificar a Cali?

José David Solís Noguera

Esta semana fui testigo de tres robos a mano armada en distintos sectores de la ciudad. Aterra la forma como la delincuencia opera de manera tranquila y sin afanes, convirtiendo sus intimidaciones y ataques en algo tan normal que para los caleños ya hace parte del paisaje cotidiano.

La seguridad de los caleños se quedó en un papel que desde la Secretaría de Seguridad y Justicia llaman Plan Integral de Seguridad y Convivencia Ciudadana y los esfuerzos por combatir la criminalidad se quedan en meras intenciones. El problema de seguridad en Cali, no es un tema nuevo y lo más triste es que los tres últimos alcaldes lo han tenido como su caballito de batalla electoral prometiendo soluciones que ninguno ha sido capaz de cumplir.

Cabe recordar que el Alcalde Ospina – en campaña – se comprometió a gestionar ante el Gobierno Nacional, más policías, más tecnología y más fiscales con el objetivo de brindarle tranquilidad ciudadana a todos los caleños. Aplaudo que el Alcalde piense en la implementación de acciones de bienestar y considere que el delito se combate o se previene con procesos sociales y culturales, pero también considero que el momento de una ciudad como Cali, requiere mano dura con procesos coercitivos y de control donde se desarticule las bandas criminales que tanto daño le están haciendo a la paz y al bienestar ciudadano. Pacificar a Cali va más allá de discursos o comentarios por twitter y desactivar las estructuras armadas identificadas en barrios como Potrero Grande o El Vergel, va más allá de hacer alarde de contar con esos diagnósticos que se quedan en eso, en diagnósticos.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar