Las ciudades como caleta

Miguel Yusty

Desde la década del noventa, hemos aprendido a conocer el delito y su papel desequilibrante en la sociedad. Su plataforma operativa nos ha indicado la forma como el crimen organizado ha manipulado la pobreza, para ampliar sus controles transformando las ciudades en verdaderos expendios, en permanentes escenarios donde la droga se consume y se encaleta mientras hace tránsito a otros lugares.

Lo cierto es que la presencia de la droga, su distribución y su consumo, desestabiliza de manera grave todos los territorios del país. El auge y los picos altos del homicidio selectivo, que es el pan de cada día, mantienen a los mandatarios locales y regionales en una lucha de varias décadas que hace presencia trágica en ciudades pequeñas y medianas, pero de manera dramática en nuestra ciudad.

Hoy día se conocen con exactitud las rutas, los contextos y los escenarios, cómo el crimen organizado opera manteniendo un control riguroso y una rentabilidad estable y permanente, medida mensualmente por cuadras, manzanas y barrios, presentándose por ejemplo cifras de rentabilidad que llegan a 100 millones de pesos mensuales por una sola manzana.

La sostenibilidad de esta plataforma no ha dejado de generar altísimas cuotas de ganancias inclusive durante todo este año de pandemia, dando curso además a guerras asimétricas en algunas comunas de Cali, que repiten las lógicas de Buenaventura y Tumaco.

Esto que está sucediendo aconteció en las décadas del 80 y del 90 en grandes ciudades como New York, los Ángeles, Chicago, de donde en buena hora el exalcalde Rodrigo Guerrero importó las metodologías exitosas que en esas ciudades recompusieron la inseguridad y que en Cali, a pesar de haberlas puesto en marcha, no hemos podido controlar el delito ni mucho menos establecer como razón de Estado una política pública de seguridad.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar