La insensatez de algunos

Hugo E. Gamboa Cabrera

“La trivialidad del mal”, palabras utilizadas por el filósofo Hannah Arendt, al describir la grotesca desenvoltura con que Adolph Eichmann planeó y ejecutó el asesinato de seis millones de seres humanos.

Pues esas mismas palabras me caen como anillo al dedo para referirme a ciertos personajes colombianos que también actúan grotescamente, especialmente columnistas y políticos ampliamente reconocidos que escriben y actúan movidos más por razones ideológicas, promoviendo hoy más que nunca la lucha de clases con odios recalcitrantes que solo hacen daño a la población misma, pues esos personajillos no construyen, aprovechan los ríos revueltos.

Esa amenaza de muerte contra el presidente Duque, proveniente de alguien que fue defendido a capa y espada por oscuros politiqueros y por las algunas Cortes, para que lo dejaran libre ante acusaciones graves de narcotráfico, es no solo perversa sino también injusta. Y lo que es peor, que esa amenaza no ha tenido respuesta de esos politiqueros y de la misma justicia, que se han quedado callados y sumidos en lo que realmente desean en su alma, para, posiblemente, tener el camino libre para crear caos.

Esos mismos personajillos ahora se oponen a la aspersión de glifosato para controlar tanta siembra de coca; prefieren que sigan matando soldaditos o que las minas quiebrapatas los dejen lisiados, a sabiendas que acabar con esa mata a punta de dedos y manos, es imposible. Muchos nos preguntamos que se traen entre manos estos politiqueros y magistrados.

Seguimos en el mismo axioma de Edmund Burke, cuando dijo que, si los hombres buenos no hacen nada, el mal triunfará.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar