La derecha se tomó la calle madrileña

Ramiro Varela M.

El partido Popular, PP, derecha española, y su candidata a la presidencia de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, apuntan al triunfo en una región que es autonomía territorial,179 municipios y 7 millones de habitantes. Y lo hacen enfrentados a la izquierda radical de dos partidos que defienden a Venezuela, Nicaragua y Cuba, etc., al PSOE, de centro izquierda, que tiene el gobierno de la república y al centro representados en el partido Ciudadanos.

A 13 días de elecciones, todas las encuestan la dan ganadora, en compañía de la extrema derecha, partido VOX. Lo anecdótico es que Ayuso, con ejecutorias, principios y filosofía, simbolizados en la palabra “libertad”, tiene acorralados a todos e inclusive desaparecido al centro, dejando en 5º lugar al vicepresidente de gobierno, renunciado, Pablo Iglesias. Y fue por más, la líder Popular ha construido una plataforma plebiscitaria contra el presidente del gobierno socialista, Pedro Sánchez, y empieza a tambalear, porque lo abuchean, mientras Ayuso se tomó la calle, apoyada por ciudadanos de todos los partidos. Y en Colombia no aparece el líder que se gane la calle, porque la fragmentación es grande, la mayoría es apolítica o abstencionista.

Partidos políticos por el plebiscito del acuerdo con las Farc originaron movilizaciones sociales, y por reformas tributarias del 2016 y 2017, lideradas a favor y en contra por el ex presidente Álvaro Uribe y por los amigos de la paz con las Farc. En el 2019 una mentira y error del mindefensa Botero generó indignación, renuncia y movilización contra la democracia colombiana y sus instituciones, orquestadas por estudiantes, sindicatos y también subversivos y terroristas al margen de la ley, finalmente congeladas por la pandemia.

En Colombia las encuestas de opinión ciudadana en los últimos años determinan cuatro grandes problemas: La violencia (narcotráfico, guerrilla-paramilitares), la corrupción, el desempleo (informalidad) y la política. Y han buscado la calle para tener opinión ciudadana, una pelea por el poder político, populismo de izquierda y de derecha, pero no lo logran.

Lo cierto es que las ciudades latinoamericanas son unas ollas de presión social, pero el despertar colectivo no aparece, ocasionalmente indígenas, campesinos y estudiantes con reacciones apoyadas por sindicatos, universitarios, soportados en partidos de extrema izquierda. Por ahora ningún partido político tiene fervor ciudadano; hay un sentimiento popular grande en favor del expresidente Uribe y también del senador Gustavo Petro.

PD: Ojo que la reforma tributaria la rechaza el ciudadano, porque si bien es cierto es necesaria, el Gobierno no ha luchado lo suficiente contra la corrupción ni contra los monopolios “salvajes”, como los bancos, y otros “buitres”, desdibujando sectores empresariales gigantes en responsabilidad social. A diferencia de la capital española, los ciudadanos colombianos de todos los estratos sociales y económicos no le han entregado masivamente la calle a nadie.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar