Hay que meter en cintura el consumo de cigarrillos electrónicos

Dilian Francisca Toro Torres

El consumo de cigarrillos electrónicos y vapeadores es un fenómeno que debe ser controlado en Colombia y para ello, es necesario hacer una actualización de la Ley Antitabaco. Ese es uno de los proyectos que el Partido de la U viene impulsando.

Como autora y ponente de la Ley Antitabaco, considero que es de suma importancia que se apruebe este proyecto de Ley para su modificación, con el fin de incluir bajo su regulación la compra, venta, uso y distribución de los cigarrillos electrónicos y/o vapeadores, tal como lo ha recomendado la Organización Mundial de la Salud.

Uno de los propósitos principales de la Ley Antitabaco fue proteger a los menores de edad y lo que se ha visto es que muchos de ellos están accediendo fácilmente a estos sistemas electrónicos, con los riesgos que puedan causar a su salud y en general al bienestar de los fumadores activos y pasivos.

Los indicadores sobre el consumo de estos productos en el país ya son preocupantes. En promedio, a los 12 años los colombianos están iniciando el consumo de tabaco y cerca de 300.000 personas están consumiendo cigarrillos electrónicos. De otra parte, anualmente se registra un promedio de 35.000 fallecimientos por causas relacionadas con el tabaquismo, lo cual representa costos para el sector de la salud del orden de $17 billones anuales.

Al contrario de lo que algunos aseguran, esta práctica no solo abre la puerta a la adicción, sino que afectan la salud, tal como lo han señalado publicaciones científicas como la revista ‘New England Journal of Medicine’, en un artículo publicado en febrero de 2020. Entre los daños a la salud señalados está el desarrollo cerebral insuficiente en niños, adolescentes y fetos y la relación causal entre el consumo de cigarrillos electrónicos, asma y cáncer e igualmente los fumadores pasivos son expuestos a contaminantes por partículas finas y ultrafinas, metales pesados, así como nicotina.

En el primer debate del proyecto de Ley que ya cursó el año pasado de la mano de la representante, Norma Hurtado, se acordó que los cigarrillos electrónicos y/o vapeadores deberán obtener registro sanitario expedido por el Instituto Nacional de Vigilancia de Medicamentos y Alimentos – Invima- para poder comprar, vender, usar, distribuir, comercializar e importar estos productos.

También, que los Ministerios de Salud y Protección Social y el Ministerio de Educación adelanten planes y programas para el control del consumo de cigarrillos electrónicos en las instituciones educativas del país.

Con el proyecto se busca además regular el contenido de la publicidad y promoción de estos productos en radio, televisión, cine, medios escritos, redes sociales, producciones teatrales, producciones masivas en vivo y plataformas digitales de comercio virtual.

De este modo, la actualización de la Ley Antitabaco permitirá que el control y prevención del tabaco se lleve a cabo de forma integral al incluir a los cigarrillos electrónicos disminuyendo el riesgo sobre la salud de las personas y los altos costos que representan.

Comments

Comparte esta noticia...
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Cargando Artículo siguiente ...

Fin de los artículos

No hay más artículos para cargar